Cuaresma – Ciclo B

Domingo de Ramos de la Pasión del Señor – Ciclo B

28 marzo 2015

Reflexionando sobre Philippians 2: 6-11

Usted probablemente no se dio cuenta, pero en los Filipenses leer este fin de semana hemos escuchado tal vez el himno más antiguo de la cristiandad. Ciertamente, los primeros cristianos cantaban los salmos todos los días, y probablemente incluso una versión musical de la travesía del mar en los días santos en el templo. Pero recitación de Pablo del himno de la kénosis-el anonadamiento de Cristo en la cruz sugiere que él sabía que esta querida himno se cantaba por la Iglesia en Filipos, que fue la primera comunidad cristiana en Europa.

Tal vez fue Alas del Águila En del primer siglo conocido himno que todos pudieran probablemente cantar de memoria con un poco de ayuda. Pero ¿por qué escogió Pablo para incluirlo en su carta? Me pregunto si su hermoso preludio es una clave: a pesar de que estaba en la forma de Dios, él no consideró igual a Dios como cosa a que aferrarse a.

Paul, que Judio super-educado, que fariseo que estudió con el rabino más grande de su tiempo, que en tres idiomas misionero por excelencia, con el tiempo, admite en esta carta que todo eso pedigrí perfecto es sólo “refugio de valor”. La única cosa que importa es que para ganar a Cristo, y ser hallado en él.

Deje que este sentir también en vosotros, él escribe. No competir entre sí. No creo que independientemente del régimen que tiene en el mundo significa nada en el reino de Dios. Cristo, que era Dios, optó por tomar la forma de un esclavo. Y así debe ser con usted.

Nuestra cultura occidental es una locura para letras de lujo detrás de nuestros nombres. De alguna manera eso significa que hemos logrado algo. Pero en nuestras muertes sólo tenemos tres letras: FIH
Se encuentra en él.

¿De qué manera se está asegurando se le encuentra en él?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)
La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Quinto Domingo de Cuaresma – Ciclo B

21 marzo 2015

Reflexionando sobre John 12: 20-33

Dónde vives? Pasen y vean. Con esa invitación, Jesús atrae a los primeros discípulos a sí mismo. Han oído hablar de él, pero eso no es suficiente. Quieren conocerlo.

Es interesante que en los tres primeros evangelios — llamó los sinópticos porque cuentan la historia con el mismo ojo-Jesús llama a sus discípulos lejos de sus barcos de pesca y en la vida pública con él. Pero en el evangelio de Juan, los primeros discípulos lo buscan en primer lugar. Ellos se acercan a él, y él los invita a venir y ver.

¡Qué gran mensaje de Cuaresma para nosotros. La vida espiritual a veces se ilumina con Dios “encuentros” -momentos cuando sentimos el Espíritu Santo vive en nosotros, y nosotros con alegría responder. Esta fue la experiencia de Pedro, Santiago y Juan, cuando Jesús los encontró y los llamó.

Pero la mayor parte de nuestras vidas, que espirituales, es decir, nuestras vidas reales, se gasta la búsqueda activa de Cristo, posicionándonos para que lo encontremos en la que vive.

Así que esa es nuestra gran, búsqueda que conmueve el alma. ¿Tiene un lugar de encuentro con él, donde se encuentra el Espíritu Santo cada vez que vaya allí? Algunos amigos a encontrar a Cristo cada vez que sirven una comida a las personas sin hogar. Otros lo buscan donde vive por vivir y trabajar en los lugares más difíciles en el mundo en desarrollo.

Para mí, cualquier escuela donde los niños están a salvo y feliz es donde Cristo parece habitar en deliciosa abundancia. Pero sé que tengo que ir a verlo en las escuelas donde los niños tienen hambre, y no es seguro. Como dijo la Madre Teresa, “No es Cristo en su disfraz más angustioso.”

¿Dónde vas a encontrar a Cristo en la que vive?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)
La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Cuarto Domingo de Cuaresma – Ciclo B

16 marzo 2015

Reflexionando sobre John 3:14-21

Hace muchos años, el padre Raymond Brown, la autoridad mundial en el Evangelio de Juan, dio un seminario en Denver. La habitación del hotel estaba lleno de adorar a los estudiantes-clero, miembros de comunidades religiosas, teólogos y estudiantes de las Escrituras todos prestaron atención adorando a cada fascinante visión que nos ha dado en este evangelio más alza y simbólico.

Al mediodía todo felizmente fuimos al salón de baile para el almuerzo, y él, un tipo sano, salimos a hacer unos largos en la piscina del hotel. Más tarde, en la tarde, mientras enseñaba la sección que hemos escuchado en el Evangelio de hoy, nos contó esta historia:

Ya sabes, mientras todos estaban sentados y comer al mediodía de hoy, estaba nadando largos en la piscina. Me quité el crucifijo y lo puse en la silla, y cuando terminé la natación me estaba poniendo de nuevo en cuando un joven se acercó a mí. Él dijo: “Veo que llevas una cruz. ¿Seguro que conoces a Jesús como su salvador personal? “, Le dije,” Gracias por preguntar. Trato cada día para conocerlo más y más”.

El público estalló en un rugido! ¿Te imaginas el nervio, la ingenuidad, la ignorancia de aquel joven, acercándose al gran erudito y preguntarle si conoce a Jesús! Pero Raymond Brown estaba confundido por nuestra respuesta. “¿Por qué es tan extraño? Sólo porque una persona estudia las Escrituras, no significa que ellos saben necesariamente Jesús. Yo estaba agradecido de que él se preocupó lo suficiente para preguntar.”

La próxima vez que vea a alguien sosteniendo Juan 3:16 en un partido de fútbol, ​​no juzgar. Ellos están dispuestos a correr el riesgo de hacer el ridículo en la posibilidad de que ellos nos pueden ayudar a conocer mejor a Jesús.

¿Alguna vez se corría el riesgo de hacer el ridículo, para que alguien pueda conocer a Jesús?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)
La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tercer Domingo de Cuaresma – Ciclo B

10 marzo 2015

Reflexionando sobre John 2:13-25

Siga el dinero. Ese suele ser la forma más rápida de llegar al fondo de cualquier gran pecado. Arañar la superficie de casi toda la guerra, todo sistema político opresor, y cada “costumbre” en una cultura que pone algo en el interior y el resto en el exterior, y usted lo adivinó. No importa la razón de ser oficial, la verdadera razón es siempre dinero.

Pero es el dinero la raíz del mal Jesús trata de expulsar cuando actúa fuera tan terriblemente en el templo? Puede Ser. Algunos comentarios dicen que el sumo sacerdote recibió un porcentaje de los beneficios de la venta de las reses utilizadas en las ofrendas de sacrificio para las celebraciones de la Pascua. Disrupción de que el comercio lucrativo de Jesús puede muy bien haber sido la razón por la cual dichas autoridades finalmente se dispuso a matarlo.

Otros comentarios señalan que esta compra y venta se llevaba a cabo en la sección más exterior del templo, donde se les permitió a los gentiles a orar. Imagínese el hedor, la cacofonía, los chillidos de las decenas de miles de animales comprados y vendidos en ese espacio justo antes de la Pascua. Y este es el espacio asignado a los no-Judíos que llegaron al templo a orar.

Ugh. ¿Podría ser esta muy mala educación, esta falta de apertura a la gente de todos los orígenes, que Jesús encuentra tan repulsivo?

Mi explicación favorita es esta: Jesús está haciendo una declaración acerca de la terrible masacre de inocentes animales con el fin de apaciguar la ira de Dios. No quiero tus sacrificios, Dios dijo a través del profeta Oseas. Quiero que me amas (6:6).

Quiero que me ames, dice Jesús a nosotros. Esa ha sido siempre la única razón para la Cuaresma.

¿Cómo es su ayuno cuaresmal dibujando más cerca en el amor con Jesús?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)
La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Segundo Domingo de Cuaresma – Ciclo B

28 febrero 2015

Reflexionando sobre Mark 9: 2-10

En ese momento de una luz cegadora, vieron a Jesús como realmente era. Transfigurado. Deslumbrante. Y charlando con Elías y Moisés sí mismos. Los apóstoles no quieren salir de la montaña.

Ellos no quieren establecer sus caras a Jerusalén, y la cruz cuyo haz vertical ya fue golpeado en la espera en el Calvario.

Ellos habían estado con él, por supuesto, cuando curó a los endemoniados, y el leproso. Él había venido a ellos en el agua durante ese terrorífico tormenta medianoche. Incluso se había alimentado de cinco mil con unos pocos panes y peces. Estaban envueltos en el misterio y la maravilla de todo.

Pero ahora que lo vieron como realmente era, lleno de luz, y lleno de gracia. Tenían una visión del reino.

¿Alguna vez se siente el reino cuando se observa a la gente? Me encanta ver como vienen adelante en la procesión de la Comunión. Como observó Thomas Merton, no tienen idea de que están brillando como el sol. Hay algo sobre el punto de la vulnerabilidad en las personas que, al igual que la grieta en un florero, deja pasar la luz en.

Aquí viene la adolescente torpe, subiéndose los pantalones y empujando hacia atrás su cabello. Detrás de él es su hermana serena y hermosa, la presentación de la faz de la confianza y la calma que ella practicaba tan duro delante del espejo antes de la Misa. No tienen idea de lo brillantes que brillan.

Aquí es el líder de la parroquia, el que organiza y motiva y sirve. Y está el recién llegado, seguro, con llegado, seguro, con demasiada frecuencia no bienvenido, hambriento y lleno de esperanza. Cómo brillante es su luz.

Usted no puede verlo, pero la radiación que sale de ustedes es casi cegadora.

Esta semana, se bendijo al observar la luz que viene de la gente en su vida.

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)
La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Primer Domingo de Cuaresma

23 febrero 2015

Reflexionando sobre I Peter 3: 18-22

Sólo viene en las lecturas del domingo, una vez cada tres años, pero es tan intrigante que nos llama la oreja cada vez: en el Espíritu se fue a predicar a los espíritus encarcelados (I Pedro 3:19).

Si esto suena familiar, es porque oramos que cada vez que decimos Credo de los Apóstoles: Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos.

Has leído bien. La Iglesia tomó esta parte de la carta de Pedro tan en serio que encontró su camino en el credo. Cristo realmente visitó todos los justos que habían vivido antes de la época de Cristo y puesto en libertad a los espíritus en prisión.

De hecho, un hermoso antiguo himno, cantado en el Sábado Santo relata que Cristo visitó a Adán y Eva:

Ha ido a buscar a Adán, nuestro primer padre, en cuanto a una oveja perdida. En gran medida el deseo de visitar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, se ha ido a liberar del dolor Adán en sus bonos, y Eva, cautiva con él. Él dice, “yo a ti, tú que duermes orden, para despertar. Yo no he creado a ser un prisionero en el infierno. Levántate de entre los muertos, porque yo soy la vida de los muertos”.

¿Cómo funciona el tiempo y el espacio de trabajo con Dios? Tenía todos los que murieron antes de la resurrección de Cristo esperó a esos miles de años en “tiempo real”? ¿O hay tal vez una “arruga en el tiempo” – un simple parpadeo que separa esta vida (y muerte) de la eternidad?

Estar en paz. El Dios del cielo y de la tierra (y debajo de la tierra) no dejará de buscar para nosotros.

Es difícil imaginar que el infierno puede estar vacío?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)
La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Domingo de Ramos – Ciclo B

31 marzo 2012

Reflexionando sobre Evangelio según San Marcos 14: 1-15:47

Me encanta ser parte de los 1.4 billones de Cristianos que escucharán hoy la Pasion de Cristo según San Marcos y me hace recordar el porqué amo tanto a Jesús. Lo amo porque sanaba, perdonaba, y porque nos mostró el Reino de Dios, pero sobre todo amo a Jesús porque no existe sufrimiento alguno que yo pueda tener, que Él no lo haya sufrido antes, ninguna traición o terror, incluso la clase de muerte que Él experimentó. Por eso lo amo.

Tengo amigos que han sido traicionados por miembros de su familia, sus empleadores les robaron sus pensiones, las esposas los traicionaron. Unos minutos después de que Jésus agonizara en el Huerto, a punto de enfrentarse al sufrimiento que vivía, su muy querido amigo Judas traería un grupo de soldados portando espadas y antorchas en el Getsemaní , decía “ aquél al que yo bese es Jesús, Arréstenlo”. Jesús ya había redimido esto.

He sabido de algunas madres que han visto morir penosamente a sus hijos. He visto a mi tierno esposo de pie, llorando frente a La Piedad en la Basílica de San Pedro , llorando con María mientras ella sostiene a su hijo crucificado en sus brazos . Jesús ha redimido esto.

La semana pasada, mi amable amiga Karen sufría frente a la tumba de su padre. Mi gentíl amiga Eileen se mantenía al lado de su esposo mientras éste se recuperaba de la cirugía que le había removido un tumor en el cerebro. Mis valientes amigas Mary Ellen y Dorothy, enfrentaban un día más de su enfermedad terminal. Jesús es el único que conoce su dolor, sus miedos, sus sufrimientos. Por su cruz Él ha redimido toda nuestra sed, nuestras agonías, nuestros desvelos, y nuestras noches cargadas de inquietud. Jesús no ha escuchado todo esto, El mismo lo ha vivido.

Oh Jesús , te amamos por ello.

¿Qué episodio en particular sobre la Pasión de Jesús puedes entender mejor?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sandy Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Quinto Domingo de Cuaresma – Ciclo B

26 marzo 2012

Reflexionando Sobre Evangelio según San Juan 12:20-33

He pensado mucho en el trigo últimamente. Le pregunte a mi amigo Bob, un granjero y horticultor, que me hablara acerca de los misterios de las semillas y las cosechas. En una conversación cargada de fascinantes reflexiones conectando la agricultura y la fe, mi amigo me dijo, “ El granjero sabe que esperar en el futuro, porque el (o ella) han visto lo que Dios ha hecho en el pasado.”

Mi amiga Kathy me dio esta hermosa reflexión sobre las semillas, basado en sus anos de experiencia en la enseñanza. Dijo, “He visto tantas resurrecciones en mis estudiantes a través de los anos, y nunca se presentaron juntas. El niño que llega a tu clase en el otoño es silenciosamente transformado en los meses del ano escolar en un niño mas seguro de si mismo y mas dotado que el niño que sale de tu clase en la primavera. Las resurrecciones son silenciosas, lo sagrado inicia en la oscuridad de la tierra y no sera visible para nosotros hasta que los verdes retoños broten de la tierra.”

Ah. Que hermoso! Con razón Jesús utilizo una imagen agrícola para explicar lo que su muerte estaba por cumplir. Cuando los griegos llegaron para asistir a la Pascua – el primer festival agrícola! – pedían verlo, Jesús aprovecho la oportunidad de hablar de la vida eterna que llegaría con su muerte.  “Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere da mucho fruto”.

Como la cascarilla del grano, nos aferramos a esta vida porque es todo lo que conocemos. Pero existe una semilla secreta dentro de nosotros, un alma que ha sido planeada para resucitar silenciosamente a lo lago de nuestras vidas. Jesús lo sabia, y lo prometió, incluso la Cruz no llama a ello.

A que cosas has tenido que morir para obtener una vida mas plena?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sandy Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Cuarto Domingo de Cuaresma – Ciclo B

17 marzo 2012

Reflexionando sobre Evangelio según San Juan 3:14-21

“Así como Moisés levantó a la serpiente en el desierto, así sera levantado el Hijo de Hombre,

para que todo aquel que crea en el tenga vida eterna.”

Tal vez una referencia a este extraño pasaje pueda ayudar. Hace muchos años, en los tiempos de la estancia de los israelitas en el desierto. Estos se encontraban hambrientos y con sed, y el diario mana resultaba tan monótono que gritaban a Dios diciendo, ¡Detestamos esta comida miserable! Entonces, Dios aumentó su miseria al “enviar” ¡serpientes que los mordieran!  Uff.

Los israelitas se arrepintieron de sus rebelión y pidieron a Dios perdón para que se llevara las serpientes. Y he aquí algo que resulta realmente fascinante: La cura que Dios envió para la “mordedura de serpiente a los Hebreos”, fue que Moisés montara una serpiente de bronce a un poste para que la miraran fijamente. Y, aquellos que habían sido mordidos por las serpientes, quedaron sanados (Números 21:4-19). ¡Huy!

Nos encontramos ahora a mitad de la Caresma, y la lucha con nuestra propia hambre y sed están en pleno apogeo. ¿Podríamos tomar ejemplo de Moisés, y mirar directo al corazón de aquello que nos ha herido tan profundamente en nuestras vidas? ¿Podemos acaso pedir por la gracia de mirar los desgarradores episodios de nuestro pasado? Los empleos que hemos perdido, las muertes que hemos llorado, los dones que hemos malgastado,los niños que han luchado con adicciones y pérdida de fe- Jesús nos pide que veamos todo esto y después le miremos a El, elevado en la cruz.

He aquí, ¡ho, Israel¡ tu verdadero sanador. Mírale fijamente. Confia en que El te puede llevar hasta el final del camino, a traves de esta Cuaresma y de cualquier desierto que te puedas encontrar.

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sandy Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tercer Domingo de Cuaresma – Ciclo B

11 marzo 2012

Reflexionando Sobre Evangelio según San Juan 2:13-25

El Templo (Rembrandt)

La vida solo puede ser entendida mirando hacia atras, pero debe ser vivida mirando hacia adelante.

Esto no es verdad. ​?Cuantas veces hemos entendido lo que pasa en nuestras vidas solo al paso de los anos? ?Cuanto hubiésemos querido tener la sabiduría y el garbo que poseemos ahora en los momentos en que realmente lo necesitábamos?, como en aquel baile de la preparatoria, o cuando estábamos criando a nuestros hijos, o haciéndonos cargo de nuestros padres enfermos.

El Evangelio de hoy es un buen ejemplo de esta desconcertante realidad. Cuando se le pregunta a Jesús con que autoridad expulsa a los usureros y a los animales del Templo, el les contesta Destruyan este Templo y lo reconstruiré en tres días.

Nadie entiende. ?Que significaban las palabras de Jesús? Era bien conocido por todos que el Templo había estado en construcción por 46 anos y aun no estaba terminado ( y de hecho no se termino hasta el ano 62 DC, para después ser destruido por los romanos ocho anos mas tarde.) Así que, ?cual seria el significado de las palabras de Jesús?

Ah! Quizá empezaba a clarear mientras Pedro, y el Discípulo Amado y María Magdalena permanecían junto a la tumba vacía aquella mañana de Pascua. Y se iniciaba la cuenta regresiva. Tres días en la tumba. En tres días reconstruiré el Templo. Ah! Entonces, Jesús era el nuevo Templo. Y debía de morir para que fuese resucitado.

El Evangelio nos dice que después de la resurrección, los discípulos de Jesús recordaron que el les había hablado de todo esto, y creyeron en las Escrituras y en las palabras que Jesús les había dicho.

Incluso los discípulos tuvieron que “entender en forma regresiva”. Comprendieron que lo que había estado oculto en la vida, se volvía extraordinariamente claro a la hora de la muerte. Y después de eso, ninguna amenaza de martirio podría impedirles anunciar el Evangelio en los confines de la tierra.

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sandy Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Página siguiente »