Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo B » Vigésimo-sexto Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

Vigésimo-sexto Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

Reflexionando sobre Mark 9: 38-43, 45, 47-48

Últimamente he estado pensando en que tipo de cirugía radical podría yo necesitar para ser una persona más feliz. ¿Será posible que por fin deba admitir que simplemente no tengo ningún poder para resistirme a las papitas? Me han llevado a pecar demasiadas veces. ¿Por qué no mejor las arrojo a los fuegos de Gehena y me olvido de ellas para siempre?

Tengo tantas fallas de carácter y estoy convencida de que sería mucho más feliz sin ellas. En lugar de arreglármelas para convivir con ellas, ¿por qué no las dejo pasar hambre hasta que se marchiten y mueran una muerte piadosa? Imagina como sería liberarnos de los pecados que nos hacen la vida miserable. Imagina poder simplemente cortarlos de nuestras vidas. Mis ofensas, ciertamente las conozco, dice el salmista.

Bueno, he ahí la mitad de la batalla.

Sospecho que si llegamos a vivir lo suficiente tendremos la oportunidad de repasar cada acto egoísta, cada conversación chismosa, cada estilo de vida desenfrenado. Ese es un regalo, vivir lo suficiente para poder verdaderamente conocer nuestros pecados, y para luego darnos cuenta de cuantas veces nos han perdonado las personas que nos rodean a través de los años, sin que nosotros siquiera lo sepamos.

Sería muy útil si el pecado causara un dolor así como una picadura de abeja. Inmediatamente nos ahuyentaríamos a ese pecado, y nos aplicaríamos un ungüento curativo. Mas el pecado al principio consuela y al final duele. Las mentiras son descubiertas, los desfalcos salen a la luz. Tal como vemos en este momento atroz para la iglesia, lo que pudo haber parecido un mal menor—el mantener el pecado escondido con el fin de no causar escándalos—se ha convertido en el propio pecado.

Quizá no exista tal cosa como la moderación. Tal vez lo que debemos hacer es extirpar los pecados que de cualquier forma ya nos están matando.

¿Cuál falla de carácter estás dispuesto a tirar por la borda para poder ser más feliz?

Kathy McGovern ©2018

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo B

No hay comentarios to “Vigésimo-sexto Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.