Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo B » Vigésimo-Segundo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

Vigésimo-Segundo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

2 septiembre 2018

Reflexionando sobre Mark 7: 1-8, 14-15, 21-23

La otra noche tuve unas horas de extraño e intenso dolor. Me puse a meditar y a orar para soportarlas. Y lo que me consoló, de alguna manera, fue el agachar mi cabeza cada vez que decía la palabra “Jesús.” Así lo aprendí siendo niña católica durante los años cincuentas, pero probablemente no lo había hecho desde entonces. Pero esa noche recordé la tradición, regresó a mí justo cuando más la necesitaba. Sentí que Jesús estaba justo a mi lado—por supuesto que lo estaba—y sentí cierta calidez a través de todo mi cuerpo, la cual permaneció ahí conmigo hasta que se me quitó el dolor.

Hace algunas semanas, cuando nuestros amigos sacerdotes de Juárez estuvieron aquí, me di cuenta de que ellos mantienen ciertas devociones que yo practicaba en mi juventud. Por ejemplo se persignan cuando pasa una ambulancia, o cuando pasan por un hospital. No había visto eso en décadas. Me pareció encantador.

Estoy agradecida de tener arraigados estos gestos sagrados en mi ADN. Me encanta cuando nos marcamos la cruz en la frente, en los labios, y en los corazones antes de leer el evangelio. Sí, sí quiero esas palabras en mi cabeza, en mis labios, y en mi corazón, y estos gestos me ayudan a pedirle eso a Dios.

En los tiempos de Jesús a los judíos se les imponía la gran carga de observar ritos de lavarse, de purificarse a sí mismos y a sus utensilios de comida antes de comer. Jesús nos advierte de no mostrar signos de devoción que tengan el propósito de esconder la avaricia o la amargura interna. No son los gestos en si lo que molestan a Jesús, sino el hecho de que estos hayan tomado el lugar de la verdadera fidelidad a Dios.

Me gusta ser católica. El cuerpo entero se emplea en la alabanza, la cual también emplea por supuesto, al corazón.

¿Cuáles “gestos sagrados” de la misa te gustan más?

Kathy McGovern ©2018

 

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo B

No hay comentarios to “Vigésimo-Segundo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.