Inicio » Cuaresma - Ciclo B » Quinto Domingo de Cuaresma – Ciclo B

Quinto Domingo de Cuaresma – Ciclo B

Reflexionando sobre John 12: 20-33

Todos nos aferramos a ciertas cosas. Nos aferramos a nuestras madres el primer día del kínder. Marcamos nuestra silla sagrada, o nuestra caja de crayolas, o la línea que marca la mitad de nuestros dormitorios cuando tenemos que compartirlos con algún hermano. Esto es mío. Tú no tienes permiso de tocarlo, o pedirlo prestado, o pisar más allá de esta raya.

El invierno deja su marca en nosotros. Nos apretamos más los abrigos, enredamos las bufandas un tanto más pegadas a nuestros cuellos. El viento sopla, los árboles desnudos son los silenciosos testigos de la muerte. La tierra, fría como el acero, se cierra y no ofrece ni la más mínima indicación del milagro que esta sucediendo justo bajo la superficie.

El grano de trigo también trata de aferrarse. Frio y escondido en la oscuridad, trata de mantener su color y su forma. El bebé, sano y salvo y calentito, se aferra al vientre. Pero, Ah, que vida tan maravillosa ha codificado el Diseñador-Maestro dentro de nosotros. El granito se rompe−¡una muerte dolorosa! El bebé sale del vientre de la madre−¡aterrador! Y luego llega la Gran Revelación: nunca fuimos diseñados para quedarnos como granos, o como niños en el vientre.

El quedarnos donde estamos no se acomoda al molde que Dios dispuso para que nosotros crezcamos y vivamos con abundancia. Ese granito de trigo no podrá alimentar al mundo si le permitimos aferrarse. Si las semillas no mueren, ni los pájaros ni los insectos ni los animales ni los humanos podremos vivir. Si el bebé permanece en el vientre, la madre y el niño morirán. El ADN que Dios grabó dentro de nosotros requiere que no nos aferremos para siempre. Él tiene planes mucho más grandes para nosotros.

Nos aferramos a esta vida porque es todo lo que conocemos. Aunque estación tras estación Dios nos cuente una historia diferente. Alista tu ropa de primavera. La resurrección está en marcha.

¿Qué cosas dentro de mí deberán morir para que yo pueda vivir más plenamente?

Kathy McGovern ©2018

Kathy McGovern © 2014-2015

Cuaresma - Ciclo B

No hay comentarios to “Quinto Domingo de Cuaresma – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.