Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo A » Trigésimo-segundo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

Trigésimo-segundo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

12 noviembre 2017

Reflexionando sobre 1 Thessalonians 4: 13-18

¿Alguna vez te has imaginado tu propia muerte?  Es difícil hacerlo.  Podemos imaginarnos, tal vez, nuestro funeral, y quizás hasta las enfermedades que van a finalmente acabar con nosotros.  Pero de veras imaginar ese ultimo aliento de nuestro estado despierto nos parece tan raro como el hecho de morir- el estrellarse en el suelo al caerse de un edificio alto- en nuestro estado de sueño.  El subconsciente lo resiste con todas sus fuerzas.

La verdad es que, de algún modo, creemos que estaremos aquí para leer nuestro propio obituario.  No sabemos todavía exactamente como sucederá, pero los humanos vivimos en una disonancia cognitiva acerca de nuestras propias muertes.

Pablo era un “bebe cristiano” cuando escribió su primer carta a los Filipenses. Esto sucedió muy temprano durante su propia vida como creyente, y escribía para aliviar las ansiedades de otros nuevos cristianos.

Aparentemente se había desparramado un rumor de que Jesús ya había regresado, y aquellos que se murieron antes de su regreso (o no vivían en Jerusalén) se habían perdido de la segunda venida y por ende no experimentarían el cielo.

Que terrible rumor.  Pablo les ofrece una confianza detallada acerca de cómo sucedería “el final de los tiempos”- y seguramente él creía que esto sucedería antes de que él mismo muriera- y esta confianza tenía como propósito asegurar a la comunidad de que el Dios del Universo los encontraría, aunque murieran antes de que Cristo regresara a la tierra de nuevo.

En menos de veinte años, los dos, San Pablo y San Pedro fueron martirizados en Roma.  No fue hasta que los dos lideres de la fe cristiana murieron que la gente se dio cuenta de veras que la Segunda Venida podría no estar muy cercana.  Fue entonces que San Marcos comenzó a escribir lo que sería el primer evangelio.  La Segunda Venida fue retrasada, sí, pero las Buenas Nuevas apenas comenzaban.

¿Cómo te estás preparando para tu muerte y al mismo tiempo viviendo una vida abundante?

Kathy McGovern ©2017

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo A

No hay comentarios to “Trigésimo-segundo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.