Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo A » Vigésimo-Primer Domingo De Tiempo Ordinario – Ciclo A

Vigésimo-Primer Domingo De Tiempo Ordinario – Ciclo A

Reflexionando sobre Matthew 16: 13-20

Que bueno que Jesús no les dio las llaves del reino.  Solo Dios sabe por donde las hubieran dejado.  De hecho, si de casualidad te encuentras un llavero con un corazón rojo que tiene grabado The Story and You  ¿Me dejas saber por correo electrónico?  Lo he buscado por todos lados.

Aunque no hablaba literalmente cuando le dio las llaves a Pedro, Jesús estaba usando el lenguaje del hogar, la familia.  Aquí están las llaves de la casa, le dijo a Pedro.  Cuídala de los ladrones y de los saqueadores. 

Mantenla abierta a todos los que me busquen.  Mantenla limpia, y deja que circulen bastante aire fresco y luz solar.  Y mantén las luces encendidas, por favor.  Jamás permitas que mi Iglesia sea un lugar de oscuridad.

Vivimos en un tiempo cuando las luces, literalmente, se están apagando en muchas iglesias por todo el mundo.  En lugares de persecución, como Iraq y Siria, los cristianos han huido en cantidades históricas.  En 1999, yo estaba con un grupo de peregrinos que visitaban a una familia cristiana en Belén quienes tenían un negocio de cantería (albañiles de piedra) que operaban desde-imagínate esto- los tiempos de Jesús.

Habían vivió en el mismo vecindario desde el tiempo de Cristo.  Cinco años después regresamos a visitarlos.  Ya no estaban.

Por otro lado, en las comunidades prosperas del oeste, el evangelio parece estar perdiendo su poder de atraer a la gente a los edificios de las iglesias.  Pero he aquí el detalle: el edificio no es la iglesia.  La Iglesia es el edificio.  Y necesitamos estar los unos con los otros- para cantar, y orar, y oír las escrituras, y ser restaurados por la Eucaristía- para así poder construir el reino del cual las llaves jamás estarán perdidas.

¿En que maneras estás ayudando a “mantener las luces encendidas” en tu parroquia?

Kathy McGovern ©2017

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo A

No hay comentarios to “Vigésimo-Primer Domingo De Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.