Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo A » Vigésimo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

Vigésimo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

Reflexionando sobre Matthew 15:21-28

Ella es como una Mamá Oso, esta mujer.  No sabe ni pizca acerca de Moisés o de los profetas.  Pero sí sabe que su hija está siendo atormentada por un demonio,  y que Jesús tiene la habilidad de sanarla.  ¿Tú crees que el cielo o el infierno impedirán que ella logre su propósito?  ¿Impedirán que tú logres tu propósito, si tu hija está desesperadamente enferma y Jesús va pasando por ahí?  No lo creo.

Lo chistoso es que, Jesús es también una Mamá Oso.  Tan ferozmente como ella ama a su hija, Jesús todavía le ama más.  ¿Crees tú que el infierno o el cielo evitarán que la cure?  Jamás de los jamases.

Pero a veces él utiliza una situación para enseñarle a los presentes- por ejemplo, a esos discípulos que le exigían que se deshiciera de esa madre fastidiosa- una que otra cosa acerca de la fe.  Es tan fascinante que sus amigos más cercanos, esos que habian soportado tanto a su lado, todavía no entendieran que su poder y su gracia son para TODOS los que crean.  De alguna manera, después de todo este tiempo, ellos todavía querían que la salvación fuese solamente para los judíos.

Así que Jesús se apodera de este momento para enseñarles una lección y permite que esta mujer llena de fe, esta marginada, tome el papel principal y sostenga con él un diálogo que va dirigido para nada a él, sino a los discípulos.  Él sabe algunas cosas acerca del amor de una madre.   ¡Miren quien es su mamá!  Él le permite a ella “enseñarle” a él- y a todos los que estaban escuchando- acerca del amor misericordioso de Dios para TODA la gente.

Me encanta imaginar a los discípulos sorprendidos.  Pero más que eso me encanta imaginar a la madre y a Jesús, y al abrazo de oso que se deben de haber dado después de que el demonio abandonó a su hija.

¿De qué maneras has sido una “Mamá Oso” cuando has orado a Jesús por tus seres queridos?

Kathy McGovern ©2017

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo A

No hay comentarios to “Vigésimo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.