Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo A » Décimo-Segundo domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

Décimo-Segundo domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

Reflexionando sobre Jeremías 20: 10-13

Oh, Jeremías.  Usualmente te comprendemos.  Te oyes justo como nosotros nos oíamos cuando teníamos más o menos quince años.  En ese entonces sabíamos que cada una de nuestras palabras, cada comportamiento, estaba siendo juzgado por nuestros “amigos” y usado como tema de conversación en la fiesta de piyamas a la que no fuimos invitados.  Como duelen los recuerdos todavía.

Tú eras un hombre joven, tal vez hasta un adolecente, cuando escribiste, “Todos los que eran mis amigos ahora están buscando una mancha en mí.”  Resulta que no eras un paranoico.  Tus amigos ESTABAN hablando de ti a tus espadas.  Ellos hablaban de tus advertencias proféticas acerca de la destrucción de Jerusalén, y hablaban del pasado recordando como SIEMPRE estuviste adicto al drama, SIEMPRE te preocupabas demasiado, SIEMPRE buscabas toda la atención.

Sí, tú tenías razón y ellos estaban equivocados.  Y tu oración- tan llena de la dolencia de una persona joven- fue contestada.  Ellos murieron, y tú viviste.  Pero apuesto a que, el ver a tus amigos ser torturados y asesinados, o tomados en cautiverio, no fue tan placentero como tú creías que lo sería.  Apuesto a que le rogaste a Nabucodonosor que los liberara.  ¿Pero él no era el tipo razonable que habías esperado que fuese, o sí?

Probablemente no habías escuchado todavía el salmo responsorial de hoy, ya que ese salmo no tomaría su forma final hasta que no regresasen a Jerusalén  los nietos de aquellos que fueron sacados a la fuerza ese día.  Déjame te lo recuerdo ahora: El Señor escucha a los pobres, a aquellos que son suyos él no los olvida. (69:33).

Es una bendición ser pequeño.  Es una bendición ser humilde.  Ese tipo de pobreza nos pone directamente en el centro del corazón de Dios.  Que suertudo eres tú.

¿Qué recuerdos tienes del gran amor de Dios durante algún tiempo donde te estaba haciendo humilde?

Kathy McGovern ©2017 

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo A

No hay comentarios to “Décimo-Segundo domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.