Inicio » Pascua - Ciclo A » Tercer Domingo de Pascua – Ciclo A

Tercer Domingo de Pascua – Ciclo A

Reflexionando sobre Luke 24: 13-35

Mi esposo Cleofás y yo decidimos irnos de Jerusalén.  Estábamos desgarrados.  Habíamos puesto nuestras esperanzas en que Jesús, nuestro amado amigo, liberaría a Israel.  Pero en vez de eso, los Romanos lo crucificaron.  Los Romanos son unas bestias.

Nuestro grupo pasó las siguientes horas todos amontonados, aterrorizados de los soldados.  Esta mañana, tres de los discípulos fueron a la tumba con especias para ungir su cuerpo.  ¡Regresaron corriendo con el cuento más descabellado!  ¡Venían gritando que su cuerpo ya no estaba, que había resucitado!  Y hasta Pedro corrió a la tumba y encontró los paños de la envoltura del cuerpo tirados dentro de la tumba vacía.

La gente está llorando y riéndose y gritando y cantando, -¡Resucitó!-  Pero nosotros no somos tontos.  No lograrán que nos hagamos ilusiones.  El grupo de Jerusalén puede continuar con su gozo.  Nosotros lo vimos crucificado.  Él no tuvo ningún poder sobre los Romanos.   Después de todo, él no era al que tanto habíamos esperado.

Pero he aquí esto.  En el camino de regreso a Emaús, un desconocido se nos apareció por el sendero.  Nos preguntó por qué llorábamos.  ¿Cómo es que él no sabía?  Comenzamos a contarle desde el principio, desde aquel día hace tres años cuando por primera vez oímos hablar de Jesús, y fuimos a encontrarle, y nos enamoramos tanto de él.  Le contamos acerca de los amigos que hicimos, los amigos que pensamos serían amigos para siempre.  Nos sentimos bien al contarle la historia.  De hecho, nuestros corazones ardían dentro de nosotros al solo recordarlo.

Ese desconocido sabia escucharnos muy bien.  ¡Ja!  ¿Cómo fue que no lo reconocimos?  ¡Era Jesús!  Como siempre, pensamos que nos alejábamos de él, pero él estuvo en el camino con nosotros todo ese tiempo.

¿Cómo es que recordar la Historia nos acerca más a Jesús?

Kathy McGovern ©2017

Kathy McGovern © 2014-2015

Pascua - Ciclo A

No hay comentarios to “Tercer Domingo de Pascua – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.