Inicio » Pascua - Ciclo A » Domingo de la Divina Misericordia – Ciclo A

Domingo de la Divina Misericordia – Ciclo A

Reflexionando sobre Actos 2: 42-47

 Yo sé lo que estás pensando.  ¿Tenían todas sus pertenencias en común?  Vaya,  simplemente no podrías hacer eso.

Claro que podrías.  Lo hiciste en tu niñez.  ¿Fue tan terrible?

Hace poco tiempo mi esposo Ben renovó nuestro sótano.  Nuestra amiga Karen nos preguntó si podía vivir ahí por un tiempito.  Calculamos lo bueno de compartir nuestra pequeña casita con ella- risas todos los días, y el comienzo de la hora feliz de las seis de la tarde- y lo malo.  Es chistoso, no me acuerdo de que era lo malo.

Al principio todos nos comportábamos terriblemente amables.  Su vida era solo de ella.  Hacíamos como que no nos fijábamos cuando llegaba.  Cocinábamos nuestras cenas separadas y le asignamos un pequeño espacio en el refrigerador y un solo estante la gaveta.  Esto era un arreglo formal y temporal.  Con el tiempo su suerte cambiaría y ella podría mudarse a un encantador, solitario condominio.  ¿Qué no es ese el sueño americano?

Pasaron nueve años.  Todas nuestras suertes cambiaron.  Recordamos la manera que solíamos vivir cuando éramos niños, compartiendo armarios y ropa y tendederos.  Todavía sospecho que se quedó con dos parejas de dos calcetines míos.  Ya nadie sabe a quién le toca el turno de comprar la leche.  Ninguno de nosotros recuerda como solíamos vivir.

Hoy, en el Domingo de la Divina Misericordia, se va a casar y se va a ir.  Estamos destrozados.  Ahora se separaran todos los bienes.  ¿La cafetera?  De ella.  ¿La licuadora?  Mia.  ¿El perro?  Nuestro.

Una despiadada batalla de custodia por venir.

¿Los corazones?  Sobrecargados de gratitud por esta amiga que estuvo dispuesta a compartir todas las cosas en común con nosotros.  Así es el reino de El que ha resucitado.

¿Qué recuerdos felices tienes de haber compartido cosas en común?

Kathy McGovern ©2017

 

Kathy McGovern © 2014-2015

Pascua - Ciclo A

No hay comentarios to “Domingo de la Divina Misericordia – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.