Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo C » Vigésimo Segundo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

Vigésimo Segundo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

3 septiembre 2016

Reflexionando sobre Luke 14: 1, 7-14

A nadie le gusta el mensaje de hacernos aun mas humildes, por supuesto.  Eso no es bueno para nuestra autoestima.  Pero no te preocupes.  Invitadas o  no invitadas, las oportunidades para caer de pura cara están a la vuelta de la esquina.

Por ejemplo, el evangelio de hoy de verdad me sucedió a mi una vez.  Mi esposo Ben y yo habíamos llegado a una recepción para una boda antes que todos.  Pusimos nuestro regalo en la mesa junto al pastel, y al azar escogimos dos sillas para sentarnos.  Ciertamente, cuando comenzaron a llegar las familias de la boda, se fueron derechito a nuestra mesa .  De echo estábamos sentados en las sillas que  habían reservado para la novia y el novio.

Nunca olvidare ese momento de pura humillación cuando me di cuenta de que nos rodeaban, no porque querían platicar con nosotros más que con cualquier otros invitados ¡pero porque estaban esperando que nos moviéramos!  Solo de recordarlo me hace sonrojar de pies a cabeza.

Por supuesto, en cuanto rápidamente nos fuimos a la mesa mas escondida de todo el lugar nos preguntamos el uno al otro: -¿Puedes creer lo que nos acaba de pasar?  Entramos directamente al banquete de bodas en la historia del evangelio de Lucas.  –A que no te encanta encontrar una conexión entre tus propias experiencias y una parábola de Jesús, el maestro de las historias?

Pero aquí tienen la mejor conexión de todas: Invita a gente que no te pueda pagar, dice Jesús. Cultiva amistades con aquellos que son humildes en este mundo.  La historia ahora ha dado un giro intimo, porque resulta que NOSOTROS somos los amigos a quienes Jesús ha cultivado.  NOSOTROS somos los que nunca podremos pagarle a él.  Él nos buscó a NOSOTROS.  Ese es el mejor lugar en cualquier mesa.

¿Cómo fomenta la humildad en ti el echo de ser un hijo o hija de Dios?

Kathy McGovern ©2016 

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo C

No hay comentarios to “Vigésimo Segundo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.