Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo C » Doceavo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

Doceavo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C

Reflexionando sobre Luke 9: 18-24

Estaba leyendo un articulo en la portada de la revista Times el otro día que fui al salón de belleza.  No nos sorprende que el matrimonio se encuentre bajo ataque por todos lados en estos tiempos, pero resulta que 100% de aquellos que han logrado tener un matrimonio largo y exitoso afirman que este es la satisfacción más grande de sus vidas. 

Un montón de consejeros matrimoniales dieron su opinión, mencionando que tan fastidioso puede ser el compromiso, que un matrimonio feliz principalmente se debe a un golpe de suerte, y que las parejas que están determinadas a aguantar lo logran por medio de encontrar todas las cosas imaginables que disfruten hacer juntos.

Mientras leía esto, una señora mayor se me acerco y me dijo, “Me fastidió tanto ese articulo que dejé de leerlo.  Yo he estado casada por 46 años.   Déjame te cuento lo que me hizo mi marido.” Entonces me contó  a mi y a todos los que pudieran oír de su furia por algo que él le había hecho ese día.

Parecía una telecomedia.  Solo agrégale las risas enlatadas.  Ella estaba realmente furiosa por algo que una simple conversación podría haber arreglado.  Claramente, un matrimonio largo no esta siempre formado por maestros en la comunicación.  Eso es triste.

Mientras tanto, debe estar a la moda, al menos para los sicólogos de la revista Time, sugerir que la verdadera receta para un matrimonio feliz es: que ambos conyugues pongan primero a la otra persona.  Todos hemos visto, espero, como se ve un matrimonio feliz.  Es un vistazo al mismo cielo.

Pierde tu vida para encontrarla, dijo Jesús.  Aférrate a ella y la perderás, agregó después.  Ese era Jesús, el novio, dándonos el mejor de los consejos para el matrimonio, para nuestra vida con él en la gloria.

 ¿Qué cosas observas en los grandes matrimonios que conoces?

Kathy McGovern ©2016 

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo C

No hay comentarios to “Doceavo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo C”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.