Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo C » La Solemnidad del Preciosísimo Cuerpo y la Sangre de Cristo – Ciclo C

La Solemnidad del Preciosísimo Cuerpo y la Sangre de Cristo – Ciclo C

Reflexionando sobre Luke 9:11b-17

El día en que pase más calor y más hambre en toda mi vida fue uno del verano de 1993, durante la caminata al “lugar desértico” donde tomo lugar el Día Mundial De la Juventud en el Parque Estatal de Cherry Creek. 

Millones de nosotros llegamos al parque a través de docenas de senderos.  La caminata fue muy larga, y fue en la Fiesta de la Asunción, tradicionalmente uno de las semanas más calientes en Denver.

El cuadro era asombroso.  Miles de coloridas tiendas de campaña fueron colocadas en la tierra.  Los vapores del calor ascendían de los suelos secos, tatemados por el calor.  Las estaciones de primeros auxilios estaban abarrotadas.  Nunca se había visto una multitud de gente tan sedienta y cansada.  Nunca se había visto tanto gozo.

Y nadie se marchaba.  Ni siquiera cuando comenzaron las lluvias, ni cuando las colas para usar los baños portátiles llegaban hasta las entradas, ni siquiera cuando los peregrinos internacionales, que no estaban aclimatados a la altitud y a las condiciones desérticas, se desmayaban y tenían que ser llevados a los centros de asistencia médica.

A nadie se le ocurrió la idea de marcharse.  Ahí se encontraba el Papa.

Yo pienso en esa experiencia mientras me imagino una multitud de cinco mil en un lugar desértico al atardecer de un día.  Todos estaban cansados.  Todos estaban hambrientos.  Pero Jesús estaba ahí.  Él ya había sanado a muchos que lo necesitaban, ¿Y quien era el siguiente?  No había modo de que se fueran a marchar.

Cada año, los Caballeros de Malta renuncian a una semana de sus vidas para llevar peregrinos moribundos a la gruta de Lourdes.  Los que están paralizados, ciegos e incapacitados cuentan con ellos para que los metan

y los saquen de las aguas congeladas.   Año tras año, los voluntarios regresan.  A nadie se le ocurre la idea de marcharse.

Aparentemente, cuando el Espíritu agarra tu corazón, tu cuerpo no se percata de otras cosas que estén sucediendo.

Únete a Ben, el esposo de Kathy este otoño en su viaje a Lourdes y Fátima.  Contáctale en Ben.lager@q.com

Kathy McGovern ©2016

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo C

No hay comentarios to “La Solemnidad del Preciosísimo Cuerpo y la Sangre de Cristo – Ciclo C”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.