Inicio » Pascua - Ciclo C » Quinto Domingo de Pascua – Ciclo C

Quinto Domingo de Pascua – Ciclo C

Reflexionando sobre John 13: 31-33A, 34-35 

Yo rompo todas las reglas del cuarto de pesas de mi gimnasio del centro de recreación de mi ciudad.  Yo no le hago caso al código de silencio que ordena que los tatuados desconocidos hagan solo ruidos propios de sus rutinas agonizantes de ejercicio mientras mantengan sus ojos siempre hacia enfrente, sin hacer caso de nadie más.

iAy!  Le digo al tipo que puede levantar su propio peso al mismo tiempo que hace como mil abdominales en una maquina.  ¿Cómo haces ESO? He estado viniendo aquí toda mi vida y no puedo hacer ni uno.  Y así como si nada, El Tipo Rudo se convierte en el Tipo Amable.  O, claro que puedes, me dice.  Déjame veo que es lo que estás haciendo mal.

Me encanta ese momento de encuentro, cuando dos personas de antecedentes diferentes encuentran un lugar en común donde la gentileza y la gracia brotan tan fácilmente.  Y eso casi siempre sucede cuando les pido ayuda a los desconocidos.

Ayer le sonreí al Tipo Rudo que estaba sentado en la banca, esperando un espacio en la cancha de baloncesto.  ¿Me podría ayudar, por favor? No tengo la extensión en esta pierna para atarme las correas de los zapatos.   Así Como si nada, él ya estaba sonriendo y diciéndome ¡No se preocupe!  ¿Así está suficientemente apretado? ¿Quiere que le ate también el izquierdo?  Y luego su adorable hijita se acerco corriendo para mostrarme sus zapatos que aluzan, y como ella misma se los puede atar.

Ámense unos a los otros, tal como yo los he amado, nos dice Jesús.  Mi ejercicio diario- y no estoy hablando de las flexiones de piernas- es encontrar oportunidades para romper los raros silencios entre nosotros en el trafico, en los elevadores, en el gimnasio.  Tal como sucede, yo necesito ayuda a veces.  Es en pedir ayuda de los “desconocidos” que surgen los bellos momentos de calidez y amistad.

Esta semana, pídele a un desconocido que te haga un favor simple.  ¡Estarán agradecidos de que no les pediste dinero!

 

Kathy McGovern ©2016

 

Kathy McGovern © 2014-2015

Pascua - Ciclo C

No hay comentarios to “Quinto Domingo de Pascua – Ciclo C”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.