Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo B » XXXII Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

XXXII Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

10 noviembre 2015

Reflexionando sobre Mk. 12: 38-44

En un tiempo de mi vida, fue un gran placer para mi llevar a cinco hermosas niñas a misa cada domingo.  Eran mejores amigas, y todas afirmaban que querían aprender más acerca de Jesús.  Hoy me avergüenzo de pensar en que tan ignorante de la cultura fui al pensar que Zeenat, quien venía de una familia musulmana religiosa, y Jeanette, quien tenía padres vietnameses y Budistas, realmente querían venir a misa para poder aprender del catolicismo. 

Ellas iban porque querían ayudarle a su amiga, a quien sus padres no querían llevar a la iglesia, para poder hacer su Primera Comunión en la primavera.  Se deleitaban en todo el amor que recibían los domingos por la mañana.  También era un descanso bendito de toda la desolación de las viviendas de gobierno donde vivían.  Después de misa, jugábamos en el patio de juegos de la iglesia, y a todas las cinco les encantaba venir a mi oficina en la Arquidiócesis, donde jugaban en frente de las estatuas y hacían hermosos dibujos en el pizarrón. 

Cuando llegó el gran día, mis sobrinas de bautismo me hicieron un cartelón lleno de colores para la mesa.  Zeenat decoró el pastel y el pasillo.  La parroquia le hizo a Tamara una fiesta inolvidable, y mi hermano-fotógrafo tomó fotos impresionantes que espero aun cuelguen de su pared.

Juntas, le ofrecimos lo mejor que nos permitió nuestra pobreza.  Yo no tenía mucho, pero tenía un auto y tenía el tiempo.  La parroquia no tenía mucho, pero tenía un párroco generoso y feligreses nobles quienes las llenaron de amor y amistad verdadera.  Las niñas también tenían muy poco, pero se presentaron cada domingo, y dieron lo mejor de ellas mismas.

Varias distintas tradiciones de fe dieron, de muy poquito, para ofrecerle a Tamara una gran celebración.

¿alguna vez has sido testigo de la gran riqueza de aquellos que son pobres?

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo B

No hay comentarios to “XXXII Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.