Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo B » XXVII Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

XXVII Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

Reflexionando sobre Genesis 2: 18-24

Que historia tan encantadora-aunque un poco siniestra- compuso el autor del Génesis para enseñarnos como el hombre y la mujer vinieron al mundo.  Es encantadora porque nos damos cuenta que no era bueno que Adán estuviese solo.  Él necesitaba una compañera apropiada.  Es aterradora porque Dios, aparentemente le presento todo tipo de opciones—aves, ganado, animales salvajes- con la esperanza de que Adán dijese, -Ese es el ganador.  ¡Con ese me quedo!

Esa es una de las muchas pistas humorosas que Génesis nos da de que estas historias primordiales son realmente historias sagradas presentadas a travez de profundos símbolos culturales.  Los antepasados entendían que el escritor simplemente estaba mostrando la inmensa creatividad de Dios al mostrar la gran diversidad de las creaciones de Dios.  Yo se que no podría dormir en la noche si realmente creyera que el Amo del Universo trato de lograr que Adán se interesara en una oruga como su apta compañera  de vida.

Hay otras secciones cómicas de Génesis también, que muestran el agudo entendimiento que tenia el autor acerca del corazón humano  Cuando Dios confronta a Adán y a Eva acerca de su desobediencia al comerse el fruto prohibido, su respuesta fue clásica.  La mujer me hizo que la comiera, dijo Adán.  La serpiente me hizo que la comiera, dijo Eva.  La serpiente, curiosamente, tan platicadora que había estado, decide quedarse callada, probablemente porque no hay nadie mas a quien posiblemente echarle la culpa.

Cuando estemos, con la Gracia De Dios, disfrutando una eternidad de Paz Perfecta, será fascinante hablar con esos brillantes autores de las historias del Génesis.  Apuesto a que nos sorprenderemos mucho de cuanto mas sofisticados y entendidos son que nuestros escritores contemporáneos.  La serpiente, asumo, no estará presente para esa conversación.

¿Cuál es su historia favorita del libro del Génesis?

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo B

No hay comentarios to “XXVII Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.