Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo B » Domingo XIX de Tiempo Ordinario – Ciclo B

Domingo XIX de Tiempo Ordinario – Ciclo B

Reflexionando sobre Ephesians 4:30-5:2

¿Qué? No hay amargura, furia, ira, gritos, o agravios? ¿Cómo vamos a sobrevivir la temporada de futbol americano, y ni hablar de los debates presidenciales?  De algún modo es revelador saber que los Cristianos en el antiguo Éfeso tenían el mismo temperamento agresivo y comportamientos groseros que caracterizan mucho de lo que se hace pasar por nuestra platica adulta en estos días. 

El autor de la carta a los Efesios tuvo que deletrear los ABCs de cómo deben de comportarse unos con  otros aquellos que han aceptado a Cristo.  Si, tenían que ser regañados, si, debían ser educados en las virtudes que transforman el alma que son la compasión y el perdón.  Pero las buenas noticias son que la ingeniería radical y social que es la vida Cristiana echó raíces y dio frutos que perduran. 

La iglesia Cristiana de los primeros tres siglos después de la resurrección provocó la transformación más increíble de diversas culturas sociales y religiosas que nunca se había logrado de modo pacifico en la historia mundial.

El sociólogo Rodney Stark analizó la sobrevivencia y el crecimiento de la iglesia temprana durante los primeros siglos.  Él ofreció las siguientes observaciones:

Para las ciudades que estaban llenas de desamparados y pobres, la Cristiandad ofreció caridad tanto como esperanza.  A las ciudades llenas de inmigrantes y desconocidos, la Cristiandad ofreció una base inmediata para pertenecer.  A las ciudades llenas de huérfanos y viudas, la Cristiandad ofreció un nuevo y extendido sentido de familia.  Y a las ciudades que enfrentaban epidemias, incendios, y terremotos, la Cristiandad ofreció servicios de enfermería eficaces.  

Tertulian, escribiendo desde el Norte de África alrededor de 197 después de Cristo, citó a sus vecinos paganos diciendo, “Estos Cristianos, miren como se aman los unos a los otros!”

Seguimos trabajando en eso.  Pero Cristo ya ganó la victoria.  Solamente debemos llevarla a cabo.

Si usted fuera llevado a juicio por ser Cristiano, ¿Habría suficiente evidencia para condenarlo?

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)
La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

 

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo B

No hay comentarios to “Domingo XIX de Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.