Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo B » Domingo XIV del Tiempo Ordinario – Ciclo B

Domingo XIV del Tiempo Ordinario – Ciclo B

Reflexionando Sobre 2 Cor. 12:7-10

Muy bien, San Pablo, lo acepto.  Siento curiosidad.  ¿Qué era exactamente tu “espina clavada en el cuerpo”?  Bueno… Tu fuiste el que tocaste el tema.  Ahora se puede usar como evidencia.  ¿Qué fue eso que tanto te atormentaba, para que le rogaras tres veces al Señor para que te l quitara?

Algunas pistas culturales de esos tiempos nos ayudan.  Mmm. ¿Tenias una adicción a la comida?  ¿No podías dejar a un lado los panes y los dulces?  Parece poco probable, ya que tu voluntariamente viajabas a miles de kilómetros fuera de las ciudades en donde la comida estaba asegurada para poder traer el mensaje de Jesús a las partes más remotas del Imperio Romano.  Yo siempre tengo que saber donde está el refrigerador, pero tú voluntariamente pusiste grandes distancias entre tú y la comodidad de la comida por toda la segunda mitad de tu vida.

O tal vez te sentías solo, y te sentías tentado de abandonar el campo de misión para poder tener una esposa y una familia.  Esa sería una “espina” considerable.  Tu trabajaste con parejas casadas por todo el imperio, y debiste haber envidiado el consuelo que se daban uno al otro.  ¡Y siempre estabas reuniéndote y trabajando con mujeres que no tenían esposos! Lidia, por ejemplo, era una mujer empresaria muy exitosa, y fue tu primer conversa en Europa.  A causa de su insistencia, te quedaste en su casa después de que la bautizaste.  ¿Fue de su amor de lo cual rogaste liberarte?

¿O luchaste contra el alcoholismo? ¿Hubo tres episodios durante tu vida misionera cuando te dejaste llevar por completo, y después rogaste nunca tocar una gota más?  Si fue así, tú eres parte de millones y millones de personas que también han “hecho la promesa”.

Me es de gran ayuda simplemente saber que tu luchaste contra algo.  Gracias por compartir.

¿Que éxitos ha tenido usted en contra de su propia “Espina en el cuerpo”?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)
La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

 

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo B

No hay comentarios to “Domingo XIV del Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.