Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo B » Onceavo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

Onceavo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

Reflexionando sobre Mark 4:26-34

Así funciona en el Reino de Dios.  Cuando amanece, con el cantar de los pájaros y la luz brillante de la mañana, decimos “Gracias.”  Al medio día, revisando las cosas que debemos hacer (y dándonos cuenta de que tenemos salud para hacerlas), nos agachamos y decimos “Gracias.”  En la noche, cuando el aire fresco de las lluvias de la tarde nos refrescan a nosotros y a la tierra, levantamos nuestros corazones y decimos “Gracias.”

Y así pasan los años.  En la niñez, nos llenamos de admiración al ver un pollito romper el cascarón y salir del huevo, la hierba que sale de la tierra creciendo en dirección del sol, a lo delicioso de una alberca, el pasto mojado, y las nubes esponjosas que cuentan historias en el cielo.

Mientras vamos entrando en edad, nos hacemos socios con Dios en re-crear estos regalos.  Cuidamos mucho nuestras fuentes de alimento, siempre agradecidos, siempre conservadores.  Nos deleitamos con la belleza de la tierra.  Traemos niños a este mundo radiante, y plantamos nuestra propia semilla de agradecimiento en los corazones de ellos.

Y cuando llega la hora de nuestra muerte, nos apresuramos por el túnel que nos lleva a la Luz, recordando cada delicioso elote, cada noche aterciopelada de verano, cada beso dulce de un bebe, cada canción hermosa que hemos oído.  Y recordamos los rostros de todos nuestros amigos buenos y graciosos, y, si fuimos lo suficientemente bendecidos en esta vida- porque seguramente lo seremos en la próxima- recordaremos la inexpresable felicidad de estar en los brazos de nuestro ser amado.

Conforme nos sometemos a la Luz, nos derretimos en la calidez de ese océano interminable de amor que nos envuelve.  El fruto de nuestras vidas es un eternidad de asombro.

¿Cómo? No lo sabemos.  Pero todo comienza y termina con un “Gracias.”

¿Qué es la cosa más asombrosa de su vida en este momento?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)
La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

 

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo B

No hay comentarios to “Onceavo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.