Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo A » Vigésimo Domingo Ordinario – Ciclo A

Vigésimo Domingo Ordinario – Ciclo A

Reflexionando sobre Matthew 15:21-28

Espero que tengas muchos recuerdos de tus padres sacando a la “Mujer Sirofenicia” por ti. Una vez mi padre de hecho fue al convento y habló con la directora sobre mi. Llegué a casa de mi primer día de colegio en el cuarto grado de muy mal humor porque todos mis amigos se encontraban en la otra sección de cuarto grado. El llegó a casa esa noche y dijo:”Esta bien Kathy. Ya fui al colegio y le expliqué todo a la Hermana. Mañana estarás en el otro salón.” Ese sentimiento de ser extraordinariamente amada jamás me ha abandonado.

Imagina a esa hija atormentada, probablemente sufriendo convulsiones y ataques, finalmente teniendo reposo. Imagina la paz, y el consuelo, y la inmensa gratitud que ella debió experimentar cuando los vecinos se acercaron corriendo y le dijeron: “!Deberías haber visto a tu mamá!” Se paró frente al Rabi. El le dijo que solo venía por los judios, y ella le replicó que incluso los perritos se acercaban para comer las sobras de la mesa! Y él se hechó a reir, y la abrazó, y le dijo que su fe lo había bendecido de tal manera, que incluso podia sentir cómo salía la curación de él!” AsÍ es como me imagino sucedió la conversación entre ellos.

Estoy segura que esa hija jamás olvidó ese sentimiento de ser tan valiosa para su madre, quien fué a buscar a Jesús mientras iba pasando por su pueblo y le suplicó por su vida. Apuesto a que, el saberse amada tan profundamente la sanó tanto como lo hizo el poder de Jesús.

Ve a orar ante Dios esta semana y ruégale por alguien. El Evangelio nos asegura que Jesús espera por una fe como esa.

 ¿Quién necesita el toque sanador de Jesús en tu vida?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo A

No hay comentarios to “Vigésimo Domingo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.