Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo A » Decimo Quinto Domingo Ordinario – Ciclo A

Decimo Quinto Domingo Ordinario – Ciclo A

Reflexionando sobre Matthew 13: 1-23

Mi amigo Jim Kloppenberg ha escrito algunos libros que se han convertido en clásicos en el campo del pensamiento americano. Pero en mi opinión, lo más importante que él ha dicho fue durante una conversación conmigo hace cuarenta años.

He decidido que el infierno ha sido atado y obligado a observar un lazo eterno de como tus palabras, y acciones (o inacciones) causaron dolor a otras personas.

Imagina un ángel llevándote a través de una revisión de tu vida, y obligándote a observar como las semillas de tu irreflexión o egoísmo, o la mezquindad solamente tuvieron un efecto interminable en las personas que te conocían, y en todas las personas que ellos conocían, etc. Oh, espera. Charles Dickens ya hizo eso.

A través de la impresionante economía de la gracia de Dios, sin embargo, lo contrario es mucho más potente. El cielo será nuestro eterno asombro en la cosecha de la curación y la fortaleza, y el perdón, y la bondad que solo una palabra amable de nuestra parte activó el universo.

He aquí un ejemplo. Yo he sufrido un sin número de retos ortopédicos en mi vida, la percepción del valor de mi misma es tan fuerte como la de una persona atlética. ¿Por qué? Porque a la edad de cinco años, mi papa me dijo que lo era, y esa semilla cayó en un campo muy fértil. Todos estos años posteriores a ello, yo escucho su voz mientras monto mi bicicleta y nado y me mantengo firme frente a los efectos de la enfermedad. ¡Gracias papa!

La teoría del caos plantea que una mariposa aleteando sus alas en Brasil puede desencadenar un tornado en Texas. Dios, quien creó el orden del caos, ha creado un mundo tan fecundo que una sola sonrisa puede marcar el inicio del reino de Dios. Así que, sal de ahí y ve a sembrar algunas semillas.

¿Qué cosas buenas en tu vida son resultado de una sola palabra?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo A

No hay comentarios to “Decimo Quinto Domingo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.