Inicio » Pascua - Ciclo A » Quinto Domingo de Pascua – Ciclo A

Quinto Domingo de Pascua – Ciclo A

Reflexionando sobre I Peter 2: 4-9

Nos encontramos en la época de desastres climáticos ahora. Aquí en Colorado estamos orando para que las inundaciones que causaron desniveles el año pasado no allanen el camino para cuando la nieve de este año se derrita y cause corrientes en esas mismas áreas.

El autor de la segunda  lectura de hoy  también sabia del trauma que causa  ver el hogar destruido. Imagine vivir en Jerusalén alrededor de 40 años después de la resurrección. Los judíos “zelotes”- entiéndase terroristas- habían emboscado y asesinado a suficientes soldados romanos a finales de los 60s como para atraer la ira y el poder militar del imperio romano directo a Jerusalén.

Si ha estado alguna vez en Roma, visite el Arco de Tito para ver  la descripción del triunfal saqueo de Jerusalén en el año 70, y los vasos sagrados (y de los prisioneros encadenados) traídos de vuelta a Roma. La Ciudad de Jerusalén se dejó en llamas, y su gran templo, como lo profetizo Jesús, quedó sin una piedra en pie.

Ahora imagina a este autor del Nuevo Testamento de pie en medio de los escombros ardientes, observando la piedra angular del Templo yaciendo en ruinas, y llegando a esta conclusión: Jesús es la Piedra Viva, la Piedra que da vida y da significado a un mundo que muere. Y nosotros somos las piedras vivas, las piedras que permanecen en prefecta simetría e intimidad con la Piedra Viva.

709,634 días después, las piedras muertas del Templo del Gran Herodes todavía se encuentran ahí. Nunca han sido movidas. Mientras tanto, la obra de las piedras vivientes de la mayoría de las tradiciones religiosas- hospitales, escuelas, centros para refugiados, hospicios, obras de caridad de todo tipo, compañía para aquellos que son pobres, y la predica de la Buena Nueva- reúne impulsos y energía cada segundo de cada día.

Me fascina ser una piedra viviente de un edificio que nunca morirá.

¿De qué manera experimentas tu fe como una piedra viviente?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Pascua - Ciclo A

No hay comentarios to “Quinto Domingo de Pascua – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.