Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo A » Séptimo Domingo Ordinario – Ciclo A

Séptimo Domingo Ordinario – Ciclo A

22 febrero 2014

Reflexionando sobre Matthew 5: 38-48

Mientras las Olimpiadas llegan a su término este fin de semana me pregunto a mi misma: ¿Que pasaría si existieran unas Olimpiadas que otorgaran medallas a individuos o naciones que mejor representaran los tres eventos que son puestos frente a nosotros en las lecturas de hoy?

  • No te vengarás ni guardaras rancor contra tus paisanos (Levítico 19,17).

Quien en tu familia dice, “¿Todavía estas alimentando ese resentimiento en contra de tu hermana después de todo este tiempo? ¡Olvídalo! Revisa el pasado y trata de ver las cosas desde su perspectiva por una sola vez. Serénate. Llámale. “El familiar que toma ese consejo en serio gana la medalla de oro, y obtiene el conejo de Pascua de chocolate mas grande.

  • Da al que te pida (Mateo 5,42).

En el sitio de internet que acompaña a esta columna hubo un intercambio la semana pasada que trajo este controversial evento Olímpico a relieve. Debido a una niñez en pobreza, las destrezas básicas en lectura y escritura de Becky son deficientes. Durante las semanas pasadas expresó en el sitio de internet un número de hermosos pensamientos teológicos salidos de su larga vida de sufrimientos.

Un maestro de inglés podría estar tentado a tomar un lápiz rojo y marcar los errores de ortografía y estructura. En su lugar, Cris, un lector altamente educado, a miles de millas de distancia, decidió pasar por alto las luchas gramaticales y responder a su Corazón, el Corazón que ella había pedido fuera apreciado.  Es un empate. Ellos comparten la medalla de oro, Becky por tener el coraje de pedir ser escuchada, y Cris, por saber escuchar verdaderamente.

  • No olvides ninguno de sus beneficios (Sal  103,2).

Cuando abriste las persianas esta mañana ¿Instintivamente agradeciste a Dios por la luz del sol? Súbete al estrado.  El oro es tuyo.

¿En qué virtudes estas entrenando para obtener una medalla Olímpica?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo A

No hay comentarios to “Séptimo Domingo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.