Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo A » Segundo Domingo Ordinario – Ciclo A

Segundo Domingo Ordinario – Ciclo A

Reflexionando Sobre John 1: 29-34

No le conocía. Esto es una verdadera confesión, especialmente viniendo de Juan el Bautista, el mismo que fue enviado a anunciar su llegada. Incluso Juan no le conocía, pero el día en que Jesús se apareció en Betania al otro lado del Jordán todos los misterios de la vida de Juan finalmente tuvieron un enfoque para él.

Ah. Fue por esto que gritaba en el desierto. Fue por esto que viví una vida ascética, en el celibato. Fue por esto que estuve de pie en el rio Jordán bautizando. Fue por esto que, lo proclamaba y le reconocía, porque sabía que para esto había nacido. (Y fue por esto que Juan, poco después, diría la verdad a Herodes y seria martirizado por ello.)

Tal vez te sientas como Juan. Estás trabajando duro. Eres voluntario en algún lugar. Estás formando una familia, entrenando el equipo de voleibol, enseñando a los niños sus oraciones, y orando por ellos con todo tu corazón.

O tal vez ahora ya estás retirado. O has enviudado. O nunca te casaste. Y todavía realizas tus ofrendas matutinas como siempre lo has hecho: Aquí estoy Señor. He venido a cumplir tu voluntad.

Como Juan, continuas presentándote para la vida que Dios te ha dado. Algunas veces te preguntas si tus oraciones serán algún día escuchadas. Otras veces te preguntaras el por qué toda una vida de fidelidad a Él parece tener tan poco significado a los demás. Pero de vez en cuando experimentas la gracia de llegar al reconocimiento de que: Cristo, a quien tu corazón anhela, está aquí contigo.

Y el Espíritu se cierne.

¿De qué manera en tu vida te haces “presente” para Cristo?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo A

No hay comentarios to “Segundo Domingo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.