Inicio » Adviento - Ciclo A » Primer Domingo de Adviento – Ciclo A

Primer Domingo de Adviento – Ciclo A

2 diciembre 2013

Reflexionando Sobre Matthew 24: 37-44

He aquí una idea. ¿Que pasaría si la segunda venida de Cristo no dependiera de Dios, sino de nosotros? ¿Qué pasaría si, como San Carlos Borromeo sugiere, “Cristo, quien vino a nosotros en cuerpo y alma una vez, está preparado para venir nuevamente”, y somos nosotros los que estamos retrasando su llegada?

Estas son unas cuantas maneras en las que he experimentado la “llegada cercana” de Cristo en mi vida:

1.       Cuando, fuera de los “ambientes sagrados”, las personas comparten la manera en que Cristo está trabajando en sus vidas. O, solo porque lo desean, la gente canta himnos y salmos juntos. O hablan sobre la homilía en el coche, camino a casa. O hacen oración juntos, por el solo hecho de haberse visto en la iglesia y saben que Jesús es su conexión.

2.       Cuando las personas que eran desconocidas unen sus manos en signo de amistad. No existe nada más poderoso que el perdón, no hay una manera más rápida de entrar al reino de Dios que observar a los enemigos hablarse uno al otro. Especialmente si somos nosotros  somos los desconocidos, y somos los que hacemos el primer el movimiento para la reconciliación. Prueba hacerlo esta temporada, y permite al Príncipe de la Paz llenarte con su presencia inmediata.

3.       Cuando somos forzados a dejar nuestra zona de confort y nos encontramos haciendo amigos con personas de toda raza, idioma, y formas de vida. Las personas, después de todo, son la coronación de la gloria de la creación de Dios. Encuentra la manera de disfrutar la compañía de las personas que son diferentes a ti, y ¿adivina qué? Ahí se encuentra Cristo, justo enmedio de ustedes.

El adviento del reino es solamente esto: Acércate a él, y él se acercara a ti (4,8)

¿De qué manera te gustaría ayudar para que este año se acerque el reino de Dios?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Adviento - Ciclo A

No hay comentarios to “Primer Domingo de Adviento – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.