Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo C » Trigésimo Primer Domingo Ordinario – Ciclo C

Trigésimo Primer Domingo Ordinario – Ciclo C

3 noviembre 2013

Reflexionando Sobre Luke 19: 1-10

Creo que todos hacemos lo mejor que podemos. Es difícil allá afuera. Tenemos que ser unos padres extraordinarios, abuelos atentos y disponibles, libres de deudas, con conciencia ambiental, parroquianos activos, y trabajar con avidez por nuestra proporción de grasa-musculo.

Los extraños podrían mirar a nuestros ruidosos hijos y exclamar: “¿Por qué no enseñan a esos padres cómo disciplinar a sus hijos?” Otros podrían decir, en el auto, después de la fiesta, “No podía creer que utilizaran platos desechables cuando bien pudieron poner sus platos de diario y lavarlos mas tarde. Debí suponer que serian muy cuidadosos del ambiente” O, peor aun, “Se supone que ella esta cuidando su nivel de colesterol, pero te fijaste la rebanada de pastel que se comió?”

Observarnos desde otra perspectiva, parecería que somo hipócritas y perezosos. Pero Jesús Encarnado, El que habita entre nosotros, no esta observándonos desde otra perspectiva. El habita dentro de nosotros, respira cada aliento con nosotros. El esta con nosotros durante las interminables noches de insomnio que pasamos con nuestros hijos. El esta con nosotros cuando reciclamos esas pesadas cajas de cartón. El esta con nosotros durante esas largas horas de noches interminables en que trabajamos para salir de deudas, o en la que enfrentamos y nos recuperamos de nuestras adicciones.

Eso es lo que experimenta Zaqueo cuando Jesús, quien había hablado tan frecuentemente sobre la dignidad y el valor de los pobres, pidió a este hombre rico bajarse del árbol y se invita a si mismo a cenar a su casa. El Encarnado sabia que ese hombre estaba haciendo lo mejor que podía, y Zaqueo, encantado de haber sido atrapado en el abrazo del Amor, hizo incluso algo mejor de lo que podía por el resto de su vida.

¿Quien ha tenido la suficiente fe en ti como para inspirarte a ser mejor de lo que puedes ser?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo C

No hay comentarios to “Trigésimo Primer Domingo Ordinario – Ciclo C”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.