Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo C » Vigésimo Tercer Domingo Ordinario – Ciclo C

Vigésimo Tercer Domingo Ordinario – Ciclo C

9 septiembre 2013

Reflexionando Sobre Philemon 9, 10, 12-17

¿Cómo estas en el arte de la persuasión? ¿ Necesitas ayuda cuando tratas de que el niño se coma su broccoli, o para que el padre anciano te deje las llaves de su auto? Lee la carta de Pablo a Filemón, que puedes encontrar al final del Nuevo Testamento. En solo 445 palabras, Pablo da una clase de cómo lograr que de una manera gentil pero firme alguien haga lo correcto.

Filemón era dueño de la casa en la que se reunían los primeros cristianos de Coloso (hoy día Turquía). Él era verdaderamente un fiel seguidor de Jesús, y con todo, al parecer contaba con un esclavo en su haber, un hombre joven llamado Onésimo.  En tiempos de Sn. Crisóstomo (347-407), esta carta era utilizada, ya sea para justificar o vilipendiar la esclavitud puesto que Pablo está persuadiendo a un propietario de esclavos a tomar nuevamente a su esclavo como  hombre libre.

Onésimo había dejado la casa de Filemón para convertirse en el compañero de Pablo durante su encarcelamiento, probablemente en Éfeso a mediados del año 50. Onésimo se ha convertido en un Cristiano devoto, tan querido por Pablo que el mismo le llama “mi corazón”, ya que lo consideraba como un hijo. Pablo siente un profundo amor tanto por el propietario de esclavos como por el esclavo mismo debido a que ambos han sido sus “colaboradores” en la proclamación del evangelio.

La autoridad de Pablo sobre las primeras Iglesias la podemos notar en el fondo de esta cálida carta. El podría haber ordenado a Filemón a que tomara devuelta a Onésimo y no exigir el castigo aceptado para los esclavos fugitivos (que era cortarles una pierna). Pero lo que Pablo quiere es que la autoridad de Cristo anule la suya. Pablo está persuadiendo a Filemón para que haga lo más difícil de todas las cosas: permitir a Cristo que modifique su comportamiento, incluso cuando él está animándolo a realizar lo contrario.

¡Ese es el mayor desafío para nosotros hoy!

¿Estas actualmente trabajando en persuadir a alguien para que cambie su comportamiento?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo C

No hay comentarios to “Vigésimo Tercer Domingo Ordinario – Ciclo C”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.