Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo C » Vigésimo Segundo Domingo Ordinario – Ciclo C

Vigésimo Segundo Domingo Ordinario – Ciclo C

2 septiembre 2013

Reflexionando Sobre Psalm 68: 4-5, 6-7, 10-11

St. Marianne y las Hermanas de San Francisco con sus pacientes

Ven por un momento conmigo. Quiero conducirte al más grande acantilado en el mundo. Podemos hacer una caminata descendente, o  viajar en mula, o hacer un corto y hermoso viaje en avioneta bajando hasta la península de Kalaupapa en la isla Hawaiana de Molokai.

¡Ah! ¿Has escuchado sobre esto, verdad?  Este es un horrible lugar en donde fueron exiliados desde 1840 hasta el descubrimiento de una cura a finales de 1960, los desafortunados hawaianos que habían contraído la enfermedad de Hansen (lepra).  Y esto, por supuesto, es el único sitio en los estados unidos en donde han vivido dos santos (San Damián y Santa Marianne).

No puedo cantar el estribillo del salmo responsorial de este fin de semana sin pensar en ellos, y en el amoroso cuidado que le brindaban a todos aquellos que no volverían a ver a su familia nunca más:

Dios, en tu bondad, has  construido un hogar para los pobres.

El Padre Damián, un sacerdote misionero Belga, ofreció su existencia para vivir y morir con aquellas personas que fueron exiliadas, y ser la presencia de Dios que el salmista exalta el día de hoy, ser el padre de los huérfanos y el defensor de las viudas, y dar hogar a los abandonados.

La Madre Marianne Cope y otras hermanas franciscanas de la comunidad en Syracuse,NY se unieron a él enseguida. Establecieron un hogar seguro para niñas y mujeres. Construyeron una escuela y un hospital, en donde establecieron medidas sanitarias que terminaron con la propagación de la enfermedad en Molokai. Y hoy día, las hermanas se encuentran todavía en ese lugar, después de 125 años, ocupándose de las necesidades de los trece pacientes que eligieron no regresar a la vida pública.

Sn. Damian y Sta. Marianne, mahalo. Gracias!

¿Has encontrado la manera de construir un lugar para los pobres?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo C

No hay comentarios to “Vigésimo Segundo Domingo Ordinario – Ciclo C”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.