Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo C » Decimotercero Segundo Domingo Ordinario – Ciclo C

Decimotercero Segundo Domingo Ordinario – Ciclo C

Reflexionando Sobre Luke 9: 51-62

Existe una teoría en ciertos círculos de que el nombre Nazir – separado- fue escogido deliberadamente por un grupo de judíos, que rastreaban a sus ancestros hasta el mismo Rey David, quien se estableció en una región veinte millas al sur del Mar de Galilea, unos cuantos años antes del nacimiento de Jesús. Nombraron a su pequeña ciudad Nazaret porque se creían que eran leales, escogidos, y que el Mesías descendería de su línea sanguínea.

Y claro que así lo hizo. Pero quizá Jesús era diferente de lo que ellos pensaban sería un Mesías. Los primeros evangelios (excepto el de Juan) revelan un error fundamental de la misión de Jesús en la parte de los miembros de su familia.

A la edad de doce años se quedó en Jerusalén después de la festividad de la Pascua mientras su familia salía de regreso a casa. Cuando sus ansiosos padres regresaron y lo encontraron en el Templo estaba asombrado que no supieran que tenía que atender las cosas de su Padre (Lc. 2,41-52)

Alrededor de los 30 años “dejó Nazaret e hizo su casa cerca del mar” (Mat. 4,13). El evangelio de Marcos cuenta sus muchos milagros ahí, y que sus parientes se disponían a aprenderlo, porque decían, “Él está loco” (3,21). Más tarde, en ese capítulo, cuando llegaron y pidieron verle, Jesús ve a la muchedumbre y dice, “Aquí está mi madre y mis hermanos. Cualquiera que haga la voluntad de Dios es mi hermano y mi hermana y mi madre” (3,34-35).

Y ahora, en el evangelio de hoy, le dice al joven hombre que deje su deber familiar más importante y que “deje que los muertos entierr3en a sus muertos”. Jesús inexorablemente nos sacude con su obsesivo deseo de que cada uno de nosotros vayamos al cielo. Su madre entiende eso a la perfección.

¿Qué es lo que estas dejando atrás para lograr entrar al Reino de Dios?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo C

No hay comentarios to “Decimotercero Segundo Domingo Ordinario – Ciclo C”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.