Inicio » Pascua - Ciclo C » La Asencion del Senor – Ciclo C

La Asencion del Senor – Ciclo C

Reflexionando Sobre Luke 24: 46-53

Hace unos cuantos años hice un descubrimiento asombroso. Echando una mirada a la piel de mis manos, y por primera vez en mi vida, se me ocurrió pensar que mi piel había viajado conmigo toda mi vida, incluso desde que estaba  desarrollándome en el vientre de mi madre (Sal 139,13). Cada siete años mi ingeniosa epidermis ha reemplazado las células muertas  por otras nuevas, una y otra vez, y todos estos años ni siquiera lo he notado. Pero sin esta fiel cubierta habría sucumbido a los gérmenes e infecciones  meses antes de siquiera haber atravesado el canal de mi nacimiento.

El testigo ocular de la Ascensión, los que escucharon el mandamiento de Cristo de  no dejar la ciudad y esperar a la llegada del Espíritu Santo, era algo así como la primera piel cubriendo el embrión de la iglesia infante. En Pentecostés,  como un poderoso viento, esa Iglesia, hasta ahora escondida entre el miedo y el asombro, nacía en un mundo como el nuestro-peligroso, cínico, y con todo, cubierto de la Gloria de Dios.

Esteban, ese violento mártir que de hecho se mantuvo en su cultura en lugar de dejarse asimilar por ella (Hechos 7,55-60) fue la piel de bebe de la nueva iglesia. A través de estos dos mil años, la epidermis de la iglesia se ha rejuvenecido continuamente así misma por medio de los testigos que la han amado.

Esto es lo que Cristo desea que cubra la iglesia hasta el final de los tiempos: amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio (Garatas 5,22-23). Estos frutos del Espíritu permanecerán, y, según el tiempo de Dios, se introducirán bajo nuestra piel, para bien, y hasta los confines de la tierra.

¿Ya has iniciado tu novena a Pentecostés? Ora con los millones de cristianos todos los días hasta el próximo domingo por el bienestar dle Espíritu Santo en tu vida, y en las vidas de todos los que están en tu círculo de amor.

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Pascua - Ciclo C

No hay comentarios to “La Asencion del Senor – Ciclo C”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.