Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo B » Trigésimo Tercer Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B

Trigésimo Tercer Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B

17 noviembre 2012

Reflexionando Sobre Mark 13: 24-32

Tengo una imagen en mi mente, algo así como una “página salvada” en mi alma, que guarda quien soy  y la visión que siempre tendré del mundo. De hecho, es una foto de nuestro patio, alrededor de  1958. Mi hermana y yo nos mecemos en el columpio, y mi hermanito  está jugando en su cuna que se encuentra en  el pórtico. Las rosas rojas de mi madre cuelgan de la cerca y se desparraman en arbustos rodeando el verdísimo pasto.

Llueve la mayor parte de las tardes, enviando celestial humedad  a la tierra y proporcionando al pasto ese verdor intenso, y al rosal aquel rojo potente, que explota en mi memoria aun después de tantos años.

Algunas veces parece que el mundo se acaba. Los inviernos son demasiado templados. Los veranos muy cálidos. Con los actuales incendios y sequias, las rosas y los céspedes son remplazados por xeriscapes (método de jardinería en la que se limita o reduce el uso de agua adicional para irrigación)

¿ Todavía se mecen los niños en los columpios de los fragantes patios, y aun es importante esto? Creo que no. Parece que el mundo seguirá girando. Los niños deleitarán a sus padres, y crecerán hasta convertirse en padres ellos mismos. Las generaciones pasarán, y la luna continuará brindando su luz, y las estrellas permanecerán en el firmamento. Los cielos no serán sacudidos.

Con todo, el mundo se está acabando, y un día veremos al Creador de toda esta belleza. Benditos sean todos aquellos que han irradiado tanto amor en sus vidas que el impacto de toda esa Luz no les impedirá recibir la bienvenida jubilosa de todos los que han partido antes que ellos, y que fueron marcados con el sello de la fe.

Somos colocados en un pequeño espacio en la tierra,

Para que aprendamos a resistir los rayos del amor (William Blake).

¿En que manera estás “irradiando amor”?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

La Historia y Usted ¡ahora en línea! Visita www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo B

No hay comentarios to “Trigésimo Tercer Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.