Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo A » Trigésimo-Segundo Domingo – Ciclo A

Trigésimo-Segundo Domingo – Ciclo A

5 noviembre 2011

Reflexionando sobre Evangelio según San Mateo 25:1-13

Nos acercamos al final del año litúrgico, y vaya que se nota! Pablo nos advierte sobre el sonido de trompetas y de la voz de Dios resonando a traves de sus arcángeles. Y después tenemos esta parabola de las diez virgenes,anciosas por el (atraso) del Novio, pero solo cinco de ellas se prepararon para Su llegada. Sí, las lecturas del fin del mundo están gritando para llamar nuestra atención.

Pero quiero regresar a la escena del Lugar Oculto, uno de los libros más dramáticos que se han escrito sobre aquellos que vivieron y murieron durante el Holocausto. Corrie ten Boom, su hermana y su padre habían escondido algunos aterrorizados judíos en un closet secreto en la habitación de Corrie, en Amsterdan. Corrie, organizada y cuidadosamente, había preparado una bolsa para ella con aspirinas, una muda de ropa, y algunas galletitas que le sirvieran cuando el momento inevitable en que cayera en manos de los Nazis llegara y fuera llevada a los campos de concentración.

Sin embargo, la noche en que (los siempre puntuales) Alemanes llegaron a su casa, gritando y golpeando la puerta demandando la entrada, aquellos que estaban escondidos brincaron a la habitación secreta mientras Corrie lanzaba su bolsa frente al closet.

Y cuando la sacaban a rastras, ya con alta fiebre por la gripa, dejaba atrás su bolsa. No se podía dar el lujo de que una simple bolsa de ropa que colgaba afuera del closet,  fuese la clave que causaría la muerte de los que habían buscado la seguridad con ella.

Y los salvó a todos! ¿De qué forma? Al sacrificar heroicamente sus propias provisiones para aquellos que nunca preveen nada. Y apostaría que, al momento de su muerte, décadas más tarde, el Novio la llevó directamente al Banquete Nupcial.

De qué manera te has preparado para recibir al Novio?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo A

No hay comentarios to “Trigésimo-Segundo Domingo – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.