Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo A » Vigésimo Octavo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

Vigésimo Octavo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

Reflexionando sobreEpístola a los Filipenses 4:12-14, 19-20

Fue Cristo quien le llevó a

Todo lo puedo en Cristo que me conforta. Cuantas veces tiene puesto esta frase en tu refrigerador, o lo tiene dicho ti mismo en la oficina del médico, o lo tiene rezado mientras haces el esfuerzo de nadar una vueltamas o correr esa milla extra.

Todo lo puedo en Cristo que me conforta. ?¿Cuantas veces tiene dicho esto en oración mientras sales de tu cama aun tibia para atender al nino esta llorando, o para acudir la llamada de un vecino anciano, o alistarte para un nuevo día de trabajo te permitira proveer a tu familia de lo necesario y contribuir también al bienestar de esta sociedad?

Todo lo puedo en Cristo que me conforta. Cuando reflexionas en las veces que durante tu vida experimentaste miedo, o te sentiste indefenso, o ansioso, o enfermo, o con no tan profunda pena que podias nisiquiera respirar. ?Eres capaz de reconocer que era Cristo quien te confortaba, Cristo quien te llevaba en brazos, Cristom quie nunca, nunca te ha abandonad.

Todo lo puedo en Cristo que me conforta. Hoy y siempre, Amen.

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Sylvia Gould

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo A

No hay comentarios to “Vigésimo Octavo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.