Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo A » 23er Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

23er Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

5 septiembre 2011

Reflexionando sobre Evangelio según San Mateo 18:15-20

Un amiga mía, madre de dos jóvenes adultos, una vez dijo esto: Pienso que a mis hijos les encanta ver “Amigos” porque los personajes en ese programa de televisión  muestran abiertamente sus confrontaciones (en una forma cómica, por supuesto)y sin guardar ningún resentimiento. Aunque en la vida real nadie se relaciona de esa manera, aun mis hijos dejan muchas cosas sin decir, incluso entre ellos mismos. Ellos eran mucho mas unidos cuando eran niños, antes de que aprendieran a esconder sus sentimientos.

Esto es cierto, verdad? Los desafíos de las interacciones sociales son tan grandes que muchas conversaciones nunca suceden, y los resentimientos guardados por largo tiempo jamás se dicen en voz alta, lo cual significa que nunca se alcanza la verdadera intimidad.

Jesús sabe una o dos cosas acerca de la intimidad, y nos da esta atrevida sugerencia: solo abre tu boca y expresa lo que piensas. Ahora, esto es muy riesgoso. Grandes son las probabilidades de que la persona con la que deseas tener mas cercanía, pero no puedes debido a alguna cosa que te esta molestando, escuchara respetuosamente, te agradecerá por tu “observación”, y después te borrara de la lista de sus mas íntimos amigos porque, la  realidad es que esta interiormente furioso.

Y aquí es donde caben bien las palabras de Dios a Caín, enfermo de celos por su hermano Abel: Por que estas enojado y con la cabeza baja? Si actúas bien andarás con la cabeza levantada. En cambio, si obras mal el pecado está a las puertas como fiera al acecho: ¡tú debes dominarlo! (Gen 4,7)

En los momentos de abundante gracia, el pecado acecha a la puerta. Honestamente, esto es terrible, pero ningún  matrimonio ejemplar o comunidad ha madura sin antes enfrentarse a el.

Has logrado alguna vez la gracia de permitir que una amigo(a) te diga lo que verdaderamente piensa de ti?

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Wendy Feliz

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo A

No hay comentarios to “23er Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.