Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo A » Quinto Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

Quinto Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

Reflexionando Sobre Evangelio según San Mateo 5:13-16

Obscuridad. Nuestros ancestros la experiementaron en formas que no podemos imaginar. Mi amiga Erin me contó sobre 20 minutos de terror que experimentó durante un apagón una noche que caminaba de regreso a su casa en Oakland, California. Estaba a solo unas cuadras de su casa cuando se apagaron todas las luces. A propósito, ésta es la misma ciudad donde asesinaron a mi prima a la luz del día hace dieciocho años cuando se bajaba de un autobús público.

Aún después de tantos años, Erin recuerda la penetrante obscuridad y como de inmediato se sintió incómoda, entonces nerviosa, y rápidamente aterrada mientras caminaba en las obscuras calles del barrio que conocía tan bien. Las luces de un carro que venía le dieron unos segundos de claridad. ¡Por supuesto! la aterradora figura de enfrente  era tan solo la puerta abierta del jardín del vecino. Pero una vez más se encontró en total obscuridad cuando el carro se alejó, y esas calles tan familiares se transformaron en siniestros lugares de escondites para todo lo feo y malvado.

Algunas personas, así como dijo Thomas Merton, caminan brillando como soles. Cada encuentro con ellos te hacen sentir amado y protegido. Los encontramos dondequiera, pequeños rayos de luz que adoptan niños de Haití, ayudan miembros de pandillas a reconstruir sus vidas, se levantan por las noches a cuidar de un niño enfermo, aman a ese complicado adolescente, alegremente enseñan las oraciones a sus nietos, se sientan a platicar con padres que han olvidado sus nombres, proclaman el Evangelio y algunas veces utilizan palabras para hacerlo.

Y he aquí la mejor parte de ser la luz del mundo: Entonces llamarás, y el Señor te responderá.

¿Quiénes son esas personas que conoces que irradian luz?

Y TÚ ¿qué opinas sobre esta pregunta ó sobre las lecturas de hoy, ó sobre las columnas del año pasado? ¡Las conversaciones sagradas están encendiendo el fuego de Pentecostés!

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Wendy Feliz

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo A

No hay comentarios to “Quinto Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.