Inicio » Tiempo Ordinario – Ciclo A » Cuarta Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo A

Cuarta Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo A

Reflexionando Sobre Evangelio según San Mateo 5:1-12a

Varias veces he tenido la bendición de experimentar el ser pobre de espíritu. Una vez canté durante toda una boda con la falda enganchada en mi media, o la vez que tomé un hermoso chaleco de seda en el salón de belleza y cuando mi estilista me empezaba a lavar la cabeza, una señora mayor muy dulce, me tocó en el hombro y me dijo, “querida, me parece que te pusiste mi blusa”.

Puedo continuar indefinidamente, mi vida es una serie de momentos horribles que me han traído ésta auto revelación: mi vida es una mentira.

Esta es precisamente la bendición, el reino de Dios es simplemente esto: una profunda y alegre conciencia de que Dios es Dios, y yo no. Reginald Fuller, estudioso de las Escrituras, dijo después de haber estudiado las lecturas de hoy, leyendo de  Sofonías y el Evangelio de las Beatitudes, “en el día del Señor la única seguridad es la humildad”. No que nos odiemos a nosotros mismos, o que nos demos por el pecho, pero tan solo estar conscientes de que en cualquier momento, el mundo verá que Nuestra vida es tan solo una mentira. Pero Dios nos levanta y nos fortalece.

Trata de recordar alguna experiencia de mucha humillación, mantenla ahí, deja que se lleve tu aliento una vez más. Inclina tu cabeza bajo su terrible peso, ahora tápate con ella como si fuera un abrigo, una protección de los fríos vientos de seguridad, arrogancia, superioridad, dominio. Permite que ésta bendición te caliente como si tomaras licor de menta junto al fuego. Dios es Dios y tu no eres. ¡Que alivio,  se me quita un peso de encima, que Bendición!

¿De qué manera has sido bendecido por una experiencia de humildad?

Y TÚ ¿qué opinas sobre esta pregunta ó sobre las lecturas de hoy, ó sobre las columnas del año pasado? ¡Las conversaciones sagradas están encendiendo el fuego de Pentecostés!

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Wendy Feliz

Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario – Ciclo A

No hay comentarios to “Cuarta Semana del Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.