Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo C » Trigésimo Primer Domingo del Tiempo Ordinario

Trigésimo Primer Domingo del Tiempo Ordinario

30 octubre 2010

Reflexionando Sobre Lucas 19:1-10

¡Oh, Zaqueo!  Realmente te entendemos. Corto de estatura y enorme de corazón, no podías oír ni ver por toda la multitud.

Partir de la vida de Jesús de Nazaret de 1908

El Jesús, a quien deseabas conocer estaba aquí, ¡aquí mismo en Jericó! Así que subiste ese sicómoro para ver a quien tu corazón ya amaba. Tu historia nos inspira todavía, y por eso tenemos la valentía de orar:

Ven a nuestro encuentro  Jesús, al levantarnos y orar ofreciendo nuestra mañana, al cuidar a los niños y padres, al arreglarnos para ir al gimnasio, al dar todo lo que tenemos por nuestros trabajos y nuestras familias, al reflexionar sobre nuestro día antes de quedarnos dormidos. Ven a nuestro encuentro Jesús, cuando oímos el grito del bebé y dejamos nuestra cama calientita, al mantenernos firmes en contra de los antojos de nuestros adolescentes inmaduros, al ver el álbum familiar por quincuagésima vez con nuestros padres que sufren de Alzheimer.

Ven a nuestro encuentro Jesús, guíanos por el camino de regreso a la paz después de una discusión, al entendimiento después de una experiencia de humildad, a la fe después de un momento de duda. Ven a nuestro encuentro Jesús, al acercarnos al recibir la Eucaristía, y que te podamos ver en cada mesa durante el resto de la semana.
Jesús, ven a nuestro encuentro en este día. Búscanos en ese sicómoro. Llámanos por nuestro nombre. Invítate tú mismo a nuestra casa para cenar esta noche. Por favor, Jesús. AMEN.

Estamos dotados con una pregunta en el fondo de nuestro ser que incluso en el peor de los tiempos, nos subimos a los árboles para ver cual podría ser la respuesta. (John Kavanaugh, S.J.)

Compartiendo la Palabra de Dios en el Hogar:

¿De qué formas buscas a Jesús?

Y TÚ ¿qué opinas sobre esta pregunta ó sobre las lecturas de hoy, ó sobre las columnas del año pasado? ¡Las conversaciones sagradas están encendiendo el fuego de Pentecostés!

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Wendy Feliz


Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo C

No hay comentarios to “Trigésimo Primer Domingo del Tiempo Ordinario”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.