Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo C » Trigésimo Domingo del Tiempo Ordinario

Trigésimo Domingo del Tiempo Ordinario

23 octubre 2010

Reflexionando Sobre Segunda Epístola a Timoteo 4:6-8, 16-18

Es frustrante no saber más sobre el mundo de Jesús y San Pablo. Pero hay una pista en la segunda lectura de hoy, una broma de información privilegiada real de St. Pablo a la iglesia encabezada por Timoteo en Éfeso.

Juegos Olímpicos de Nerón

“He competido bien, he acabado la carrera, he mantenido la fe. Y a partir de ahora, la corona de justicia me espera. “¿Por qué usar la imagen de un atleta compitiendo en una carrera, terminando primero y llevándose la corona? ¿Podría ser que Pablo, de sus cadenas, está enviando a lo largo de una pequeña broma sobre el loco en el trono, el temido emperador Nerón, el que sería su verdugo? Creo que sí.

En el momento que se escribió esta carta todo el Imperio Romano estaba riendo de Nerón, ya que, en los Juegos Olímpicos en el año 67, en realidad sobornado a los jueces que le permitiera competir. El mismo entró en seis carreras y, ¿adivinen qué, ganó cada uno de ellos (no se permite la competencia). Y cuando se cayó de su carro en la carrera contra sí mismo, aún así ganó y llegó a llevar corona del vencedor y el proceso en todo el estadio para atronadores aplausos a la carta.

Gracias, San Pablo. Todos estos milenios más tarde, recibe el mensaje. A diferencia de Nerón, vamos a correr la carrera real y vamos a terminarlo. Vamos a mantener la fe. Y en la línea de meta, con nuestro último aliento, vamos a llegar a Aquel que nos ha perdonado. Y el cielo se regocijarán de que otro grupo de pecadores que se haya levantado en el podio, para recibir la vida en las alturas con Cristo Jesús.

Compartiendo la Palabra de Dios en el Hogar:

¿Alguna vez ha competido en un concurso que se enteró más tarde fue “manipulado”?

Y TÚ ¿qué opinas sobre esta pregunta ó sobre las lecturas de hoy, ó sobre las columnas del año pasado? ¡Las conversaciones sagradas están encendiendo el fuego de Pentecostés!

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Wendy Feliz


Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo C

No hay comentarios to “Trigésimo Domingo del Tiempo Ordinario”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.