Daily Archives: septiembre 25, 2010

Vigésimo Sexto Domingo del Tiempo Ordinario

25 septiembre 2010

Reflexionando Sobre Lucas 16:19-31

Al leer el Evangelio de hoy sobre el hambriento Lázaro y el rico bien alimentado, me detuve y mire por la ventana, vi filas tras filas de hermoso verde. Era el sembradío de pepinos, tomates y ejotes que forraba todo mi patio. Me pregunto por millonésima vez, ¿Cómo es posible que Lázaro se haya muerto de hambre?

Perdimos nuestra tendedero de los pepinos.

Hace dos años cedimos nuestro seco e infértil patio al cuidado de un grupo de jardinería urbano llamado “Farmyard”. A partir de ese momento nos relajamos y observamos como estos talentosos y trabajadores jóvenes transformaron nuestro pequeño patio en un “Jardín Del Edén”. Esta debe ser la temporada en la que Dios dice: “¿Ves lo soy capaz de hacer?! La tierra es mía y así también la riqueza que existe en ella” (Ps. 24:1)

Confieso que hasta hace dos años no me había dado cuenta de donde venía la comida, y ahora más de 100 personas están comiendo de este pobre y abandonado patio. Ya que Dios es tan increíblemente generoso, ¿Por que siguen habiendo personas desnutridas en todo el mundo? bueno desde Lázaro, empezando por ahí, ¿Cómo es que se estaba muriendo de hambre en la misma ciudad que un rico comía hasta no poder más? Talvez encontraremos la respuesta en el Evangelio, en donde el rico sigue viendo a Lázaro como su siervo, a quien Dios le ha de ordenar ir a su rescate para enfriar su ardiente lengua. Seguro nos podemos imaginar la respuesta de Lázaro, “NO, PRIMERO QUE SE CONGELE”

Las semillas del derecho, la distinción de clases, la ventaja geográfica, todos quedan enterrados en esta historia, con la esperanza de que lo veamos, y así nos convirtamos a los nuevos cielos y cosecha de la tierra que el Dios de las demandas de la cosecha.

Compartiendo la Palabra de Dios en el Hogar:

¿De qué manera te asocias con Dios para alimentar al mundo?

Y TÚ ¿qué opinas sobre esta pregunta ó sobre las lecturas de hoy, ó sobre las columnas del año pasado? ¡Las conversaciones sagradas están encendiendo el fuego de Pentecostés!

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Wendy Feliz


Kathy McGovern © 2014-2015