Inicio » Tiempo Ordinario - Ciclo C » Domingo 24 del Tiempo Ordinario

Domingo 24 del Tiempo Ordinario

11 septiembre 2010

Reflexionando Sobre Lucas 15: 1-32

A pesar de que vivimos en un país religioso con un patrimonio religioso fuerte, el núcleo mismo de la fe religiosa, que un Dios de amor realmente existe y realmente anhela la comunión con nosotros, nos parece eludirlo.

Y así hemos llegado de nuevo para Las grandes parábolas de Lucas de la moneda perdida, la oveja perdida, y el hijo perdido. (Esto sólo ocurre en el año C, donde escuchamos la historia en el Cuarto Domingo de Cuaresma y hoy de nuevo.) ¿Qué hace falta para que escuchemos realmente que el lebrel del cielo nos persecución por los callejones de nuestras vidas con el fin de de captura y mirar a nosotros en los ojos y decir, por millonésima vez, pero no sabes que todo lo que tengo es tuyo?

Así que vamos a dejar que Francis Thompson, adicto al opio torturados y creyente en la misericordia de Dios, nos recuerdan una vez más:

Yo le huyeron, por las noches y los días que, yo le huyeron, por debajo de los arcos de los años;

Yo le huyeron, hasta las formas laberínticas de mi propia mente, y en medio de las lágrimas me escondía de él ….

Me pregunto. ¿Cree usted que estaba viendo oveja perdida en los cañones para ver si realmente el pastor que deja todo para encontrarla? Qué delicia que debe haber sentido, al oírlo llamar para ella, y escuchar las alivio en su voz cuando ella salió de su escondite y se la envolvió en sus brazos y la llevó a casa.

Oye, ¿conoces a alguien que está listo para ser detectado? No es fácil para salir del cañón oscuro. Se necesita mucho de la humildad de admitir que somos amados tanto.

Compartiendo la Palabra de Dios en el Hogar:

¿Recuerdas la vez de ser “encontrado”?


Y TÚ ¿qué opinas sobre esta pregunta ó sobre las lecturas de hoy, ó sobre las columnas del año pasado? ¡Las conversaciones sagradas están encendiendo el fuego de Pentecostés!

Inscríbete hoy mismo y únete a la conversación.

Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! (Lucas 12:49)

Traducido por: Wendy Feliz


Kathy McGovern © 2014-2015

Tiempo Ordinario - Ciclo C

No hay comentarios to “Domingo 24 del Tiempo Ordinario”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.