Séptimo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

18 febrero 2017

Reflexionando sobre Matt. 5: 38-48

La estrategia tradicional para responder a las palabras de Jesús acerca de decirle no a la violencia es, por supuesto, olvidarse de que lo escuchamos y seguir con nuestra propia estrategia.   Pero seamos valientes e intentemos comprender.

En un proyecto de investigación de hace unos años, se les daba a los participantes un pellizco en los dedos, entonces se les pedía que pellizcaran a su compañero con la misma intensidad.  Todas las veces, el primero en ser pellizcado ejercía más presión a su compañero de lo que ellos mismos habían recibido.  ¿Por qué?  Porque el dolor que se siente es siempre más que el dolor que se da.  Por eso la violencia siempre escala.

Aquí está un ejemplo que tal vez llegue más al punto.  Pasas junto a un grupo de amigos y oyes tu nombre en su conversación.  Bueno, tal vez (pero muy poco probable) están de echo hablando acerca de que has subido de peso, o comentando del proyecto de ciencias en donde tu hijo hizo trampa, o de que ya no te presentas en la clase de yoga.  Pero si mides la cantidad verdadera de malicia en sus corazones hacia ti (diminuta) no sentirías ni una pizca de la cantidad de enojo que sientes por tan solo haber oído tu nombre en una conversación en la cual no estás presente.  El dolor que se siente es siempre más que el dolor que se da.

Jesús sabe lo débiles que somos.  Él sabe que las demandas y las pequeñas batallas escalan hasta convertirse en guerras porque no podemos diferenciar entre el dolor verdadero (pequeño) y el dolor que experimentamos (grande).  Una vez que entramos en shock, no podemos recordar que fuimos nosotros los que lo iniciamos.  Es rara la persona que es lo suficientemente humilde para admitir que el daño es pequeño, y que la probabilidad de que ella misma sea responsable de alguna parte en el es grande.

Oren por sus enemigos, nos dice Jesús.  ¿No sería sorprendente enterarte de que tú eres el “enemigo” por el que otra persona está orando, también?

¿Alguna vez has contemplado algún conflicto del pasado y te has dado cuenta de que tú eras el villano?

Kathy McGovern ©2017

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Séptimo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Sexto Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

15 febrero 2017

Reflexionando sobre Matthew 5: 17-37

Me imagino esta conversación entre Jesús y alguna gente en la Marcha de Mujeres en Washington D.C.

Jesús:  Ustedes han oído que se ha dicho, “Los derechos de las Mujeres son Derechos Humanos.”  Pero yo les digo, “!Si!  Las atrocidades cometidas en contra de las mujeres son la lepra de la historia.  Ustedes han llevado a la luz publica muchas de estas atrocidades, como el pago igual por trabajo igual, pero aun hay más.  Pónganle fin al trafico sexual.  Lleven a la banca rota a la industria pornográfica, la cual pone en peligro a las mujeres y cambia el cerebro de los hombres que la usan.  Pónganle fin al abuso domestico en todas partes.  Póngale fin al secuestro de niñas y mujeres a manos de grupos como Boko Haram y otros.  Aseguren una buena educación para cada niña del planeta.  Eso los mantendrá ocupados.

Y luego imagino esta conversación en la misma ciudad durante la Marcha por La Vida la próxima semana.

Jesús:  Ustedes han oído que se ha dicho, “La vida comienza en la concepción.”  Y yo les digo, “!Si!  Y termina en la muerte natural.  Redoblen los esfuerzos- y ya han tenido brillantes y creativos comienzos- para proveer cuidado prenatal y partos de primera clase para todas las madres.  Asegúrense de que sus familias tengan comida nutritiva y hogares buenos y seguros.  Continúen la educación acerca de servicios de adopción.  Usen sus vidas para levantar a aquellos que son pobres  Protejan el ambiente.  Y nunca, nunca dejen que una persona anciana se sienta que tiene la obligación de morirse.  Eso los mantendrá ocupados.”

Pero Señor,”  Oigo a los dos grupos que protestan, “!estás pidiéndonos los imposible!  Necesitaríamos mucha más gente por todo el mundo que comprometa sus vidas a estos problemas irresolubles.  ¿Por qué no dejamos que los resuelva la siguiente generación?”

“¿Cuál siguiente generación?  USTEDES son la luz del mundo,” les dijo.  “Vayan y prendan fuego a la tierra.”

¿Cómo estás trabajando para resolver un problema irresoluble?

Kathy McGovern ©2017

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Sexto Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Quinto Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

8 febrero 2017

Reflexionando sobre Matthew 5: 13-16

¿Tú también lo sientes, o solo soy yo?  Siento un cambio en mi mundo, un cambio fragante de amabilidad radical, de bondad radical, de consciencia radical de la manera en la cual nuestras vidas pueden ser usadas en servicio del evangelio de misericordia y gracia. Ya tiene tiempo que me pasa, creo que varios años.

Una de las maneras en la que lo he experimentado es en la gentileza que me recibe cuando viajo.  Tengo una deseabilidad mínima, una cadera que ha sido remplazada varias veces.  Pero en el instante que llego al aeropuerto parece haber siempre un bondadoso empleado listo con una silla de ruedas, quien amablemente me cruza por el área de seguridad y cortésmente me lleva hasta mi puerta de embarque.  Y cuando llego a mi destino la aerolínea ya ha solicitado a otro portero amable que me espera para llevarme al área de transportación en tierra que sea accesible a discapacitados.

Mi eternamente atento esposo Ben arregló para que me trajeran una silla de ruedas para nuestra fascinante (y perturbarte) visita a la isla de Alcatraz.  Los dos nos sentimos profundamente conmovidos al ver al numero de desconocidos que se lanzaron para ayudarnos a empujar la silla de ruedas por las empinadas subidas.    Hay algo que está en marcha.  Yo creo que es un tsunami de bondad, y sus venas son la raza humana.

Espero que no solo sea yo.  Espero que también tú sientas esta ola cálida de bondad intencional que parece estar obteniendo mucho impulso alrededor de todos nosotros.  ¿La Sal de la tierra?  Estoy rodeada de gente inteligente, gente generosa quienes dan de sus energías y experiencia para poder hacer de este mundo un lugar más bueno, más gentil.  ¿La luz del mundo?  Necesito gafas de sol, el deslumbre de bondad es tan brillante.

El amor es amor es amor es amor.  Espero que te estés ahogando en el.

¿En que maneras estás viviendo en bondad intencional?

Kathy McGovern ©2017

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Quinto Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A

8 febrero 2017

Reflexionando sobre Matthew 12: 1-12a

Me gusta hacer cosas que me hacen sentir bien. Una cosa que funciona cada vez es dejar de analizar lo que es sobre la gente que los hace amable, o accesible, o incluso inspirador. Pienso en eso hoy cuando Pablo dice que “el que se gloría debe alardear en el Señor”. La gente que conozco que me inspira son, siempre, personas que señalan la alabanza y la gloria en otra parte.

Cuán benignos, pues, son aquellos que son tan pobres de espíritu que miran más allá de sus propios logros y buscan un bien mayor. Cuán benditos son los que están tan limpios de corazón que pueden superar sus propias inseguridades y quebrantamiento y misericordia llegar a otros. La persona que busca a Dios es la persona que me atrae, porque yo también soy hecho para acercarme más y más a Dios.

Como maestro de la Escritura, estoy profundamente conmovido por la forma en que los estudiantes adultos dejarán todo de lado durante el tiempo que puedan para estudiar la Palabra. Como estudiante de la Escritura me siento semanalmente a los pies de mis propios maestros, nunca decepcionado, pero nunca saciado. Nuestra vida compartida en Cristo es el tesoro que me atrae.

La persona que busca al Señor, a pesar de nuestra sociedad altamente secular que se ríe de tal persecución, es la persona que quiero conmigo en una isla desierta. Esa es la persona verdaderamente bendecida, la persona profunda, la persona inteligente. ¡Qué dichosos somos todos los que buscamos a Dios! Las Escrituras prometen que, cuando nos acercamos a Dios, Dios se acerca a nosotros.

¿De qué manera la búsqueda del Señor ha sido una bendición para usted?

Kathy McGovern © 2017

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Tercer Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

23 enero 2017

Reflexionando sobre Matthew 4: 12-23

Se le llama narrativa.  Ese es el nombre que se le da al recuento de cómo dos pares de hermanos, todos pescadores, literalmente dejaron caer todo y se fueron a seguir a un hombre a quien todavía no habían conocido.   Apuesto a que Zebedeo, (el padre de Santiago y Juan) se puso contentísimo cuando sus hijos dejaron las redes que habían estado remendando en el barco y lo abandonaron a el y al negocio familiar.  Santiago y Juan eran llamados “los hijos del trueno”, lo cual nos da una idea del tipo de temperamento que tenia Zebedeo.  Me alegro de no haber vivido en esa época.

Otra teoría sugiere que cualquier padre Judío se hubiese sentido honrado de que sus hijos fuesen llamados por el famoso rabino Jesús. Los textos rabinos del primer siglo nos ofrecen muchos ejemplos del prestigio otorgado a algún hombre que era llamado por un rabino para ser su discípulo.  Era considerado un gran honor el dejar todo lo que conocías para poder estudiar con un maestro de la Ley.  Ya que todos los apóstoles dijeron si a este llamado radical, ¿Será posible que Jesús ya era bien conocido por la comunidad Galilea antes de que llamara a los Doce?

Todos tenemos una narrativa de nuestro llamado, una historia que nos encanta contar acerca de cómo sabíamos lo que queríamos hacer con nuestras vidas, o donde queríamos vivir, o de cuando conocimos a un amigo querido o a nuestro conyugue.  Esas son las historias sagradas que contamos en las bodas, en las reuniones, y en los funerales.   Pero nunca ha existido un encuentro como aquel día en que Jesús llamo a cuatro tipos en dos barcos.  Su voz resonó desde la orilla hacia el mar.  -Vengan y síganme,- les dijo.  Si escuchas, todavía podrás oírlo.

¿Cuál es tu historia favorita acerca de un llamado de vida?

Kathy McGovern ©2017

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Tercer Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Segundo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A

23 enero 2017

Reflexionando sobre John 1: 29-34

Y ahí lo tienen.  Solamente ha pasado una semana después de la temporada Navideña y los evangelios ya nos están empujando en dirección a la Cuaresma.  Por consiguiente tenemos esta poderosa historia del bautismo, la cual nos lanzará directamente hacia el ministerio de Jesús, el cual nos llevará directo a la cruz.

Juan El Bautista “no sabía” de su parentesco con Jesús hasta que tuvo ese encuentro personal con él en Betania, al otro lado del Jordán.  Fue entonces, cuando vio al Espíritu Santo volando sobre Jesús, cuando comprendió enteramente el significado de su propia vida.  Él había nacido para atestiguar al “Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

Que tan profundo es que la palabra sea singular.  Es el pecado del mundo lo que nos está matando a todos.  Los pecados individuales, mortales, y menos mortales, no pesan tanto en el mundo como lo hace nuestro egoísmo colectivo.

Mi sobrino de diez años, Jacob, y yo tuvimos la MEJOR conversación por teléfono antes de Navidad.  Él había visto la MEJOR película con su abuela, e iba a ir al MEJOR campamento de beisbol durante las vacaciones, y también tienen el MEJOR árbol de Navidad en su casa.

En ese momento lo interrumpí, -A, y no se te olvide abrir el regalo de nosotros que tu mama te tiene debajo del árbol.-  -Tía Kathy,- me dijo, -Yo ya recibí mi regalo de Navidad.  Mi abuelito ya no está enfermo.-

Ese es el lugar preciso donde Jesús nos quiere a todos, ese lugar sagrado donde nuestros encuentros personales de amor nos salvan del pecado mortal de solo ver por nosotros mismos.  Ese es “el pecado del mundo” que el cordero de Dios vino a redimir.

¿Cuál crees que sea el más grande “pecado del mundo”?

Kathy McGovern ©2017 www.lahistoriayusted.com

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Segundo Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

La Epifanía del Señor – Ciclo A

9 enero 2017

Reflexionando sobre Mt. 2: 1-12

Han habido algunas personas desequilibradas que se han sentado en tronos durante la historia, pero ninguno tan loco como Herodes el Grande.  Mateo nos ofrece una narrativa oscura de la manera malévola en la cual Herodes trató de engañar a los Magos para que regresaran a Jerusalén con las instrucciones de GPS que lo llevarían directo al nuevo rey de los Judíos.

Para que también yo pueda adorarle, les dijo.  Esa debe haber sido la primera indicación que tuvieron de que lo más sabio sería regresar por la dirección opuesta.

La historia del masacre de los Santos Inocentes no salió de la nada.  Herodes- tan neurótico de perder su estatus real que llego a asesinar a su esposa Mariamne y a varios de sus hijos porque ya sea que se temía que estaban tramado contra él o que realmente estaban tramando contra él- fue una figura espantosa en el mundo antiguo.

Un maestro en la construcción, si.  Pero era tan odiado por sus súbditos que, cuando se cayo de la camilla donde lo cargaban unos esclavos para llevarlo a su palacio de verano en un sofocante día, tardo tiempo en volver en si.  Pronto, ellos- cuidadosa y entonces eufóricamente- comenzaron a celebrar lo que pensaban había sido su fin.

Pero los rumores de su muerte fueron exagerados, y cuando despertó cantando y yéndose de parranda pronunció lo siguiente: Les ordeno que en el día de mi muerte, todos los ancianos de los Judíos en Jerusalén sean llevados al Herodion y sean asesinados.  De esa manera me podre asegurar de que haya verdadero duelo por mi muerte. 

Benditamente, su hermana vivió más que él y canceló esa sentencia de muerte.  Que todos los lideres del mundo experimenten la epifanía que trajo a extranjeros que vinieron de tan lejos, pero a la misma vez esquivaron al rey que vivía a cinco millas de distancia.

¿Hay algunos regalos importantes que te estás perdiendo por culpa de tus propios complejos?

Kathy McGovern ©2017

 

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “La Epifanía del Señor – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

La Solemnidad de María – Ciclo A

30 diciembre 2016

Le hice un pequeño video de recuerdo a mi sobrino esta Navidad.  Aparentemente se comprometió para casarse hace unas semanas.  Aja.  Su papa y nosotros sus tíos y tías que lo adoramos lo vimos en el Facebook, donde también leímos acerca de la celebración que le prosiguió, donde “todos nuestros amigos y familiares vinieron a felicitarnos.”

Mmm.  Aparentemente este dulce, y generalmente atento niño se olvido de este lado de su familia.  Y por eso le hice el video, donde podrá ver fotografías de sus familiares, que datan hasta casi la guerra Civil, y muchas fotos de él mismo con su papá y nosotros, durante todas las Navidades de su vida.

Mientras que veo estas fotos, y leo la escritura del evangelio de hoy, me siento especialmente conmovida por María, quien, después que se fueran los pastores, “guardó todas estas cosas, reflexionándolas en su corazón.”  En el corazón de María veo a mi querida madre, orgullosa de sostener a cada uno de sus nuevos bebes, asistiendo a cada juego, parada junto a nosotros en cada logro.  Como María, yo sé que mi mamá también “reflexionaba en su corazón” acerca de cada uno de sus hijos mientras nos convertíamos en adultos.

Hay tantos padres hoy en día que atraviesan tremendos momentos de crisis con sus hijos.  Sus amados hijos experimentan lo que es el sufrimiento de un divorcio, o una debilitante enfermedad mental.   Muchos de ellos, a pesar  de tener tantos “amigos” de Facebook, están solos y aislados.  Y no, aunque  nuevos estudios muestren que la asistencia a la iglesia es mejor para tu ritmo cardiaco que dejar de ir a la iglesia e irte a correr un maratón, esta generación tan consciente de la salud no está interesada en participar.

Hoy, en este Día Mundial de la Paz y la Solemnidad de María, ponemos a todos nuestros hijos, y a sus hijos, en el corazón de Dios.  Ese es un lugar infinitamente más seguro que Facebook.

Kathy McGovern ©2017

 

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “La Solemnidad de María – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

La Natividad del Señor – Ciclo A

24 diciembre 2016

Reflexionando sobre Luke 2: 1-14

Sucedió de noche, nos dice San Lucas.  Los pastores estaban cuidando a sus rebaños de noche cuando el cielo se llenó de ángeles.

Los Magos, dice San Mateo, vieron una Estrella y la siguieron por setecientas treinta noches, finalmente encontraron al Niño en Belén de noche.  Cuando Herodes planeo matar a todos los niños de dos años o menos, los Magos y José tuvieron sueños de noche que los advirtieron que debían huir.  José entonces se llevo al niño y a su madre de noche y huyeron a Egipto.

La gente que caminaba en la oscuridad fueron aquellos que vieron la gran Luz.

Dios creó la noche primero, y después el día.  La noche es esencial para los sueños, para dormir, para sanar, para que el inconsciente se cargue las pilas, se renueve, y vuelva a comenzar.  La noche es cuando el alma sale.

Es Navidad, esa fiesta nocturna en el solsticio del invierno.  Las noches son largas y profundas en nuestro hemisferio occidental.  O, y cuanto las necesitamos.

Permanezca en estas noches.  Descanse en estas noches.  Saque a toda la familia en piyamas y vayan a ver las luces navideñas, que son opacas de día pero hermosamente vivas de noche.

Mantenga la temporada Navideña. Canten villancicos para sus oraciones vespertinas.  Memorícense “Noche de Paz” y dejen que su profundidad los sostenga mientras duermen.  Deje que su alma sepa cual es su valor.

Este no es tiempo ordinario.  Esta es la oscura, sagrada noche de Navidad.  En la quietud y la oscuridad podemos percibir que Él viene a encontrarnos, viene a vivir con nosotros, viene a estar con nosotros.

Oh, pequeño pueblo de Belén, las esperanzas y los miedos de todos estos años se encuentran en ti esta noche.

¿Qué tradiciones comenzarás este año que celebren el regalo de la noche?

Kathy McGovern ©2016

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “La Natividad del Señor – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Cuarto Domingo de Adviento – Ciclo A

23 diciembre 2016

Reflexionando sobre Matthew 1: 18-24

No dice una sola palabra en todo el Nuevo Testamento, y aun así su carácter se nos presenta fuerte y claro.  Él no es como cualquier otro hombre que conocemos en las escrituras, y aun así existen más santuarios para él que para cualquier otro hombre con la excepción de Jesús.  Una de las cosas que he aprendido en mi privilegiada vida de viajes es que los Cristianos de todas las tradiciones estamos locos por San José.  Él está en todos lados.

Trece países (y todas las provincias del hemisferio Occidental) lo aclaman como su patrón.  De echo, el nombre más común para una ciudad en este planeta es San José, así en español.  Sabemos muy poco acerca de él, pero el evangelio de Mateo nos cuenta lo que necesitamos saber.  María, la madre de Jesús, se nos presenta prominentemente en la radiante historia Navideña del evangelio de San Lucas.  Pero es José quien vine a la luz en la narrativa mucho más oscura de Mateo acerca del nacimiento de Jesús, y la historia ha acogido al padre adoptivo de Jesús con gran devoción y amor.

Es Mateo quien nos cuenta de este hombre justo quien dijo si al misterio del alumbramiento de la virgen.  Y que no se te escape esto:  él decidió divorciarse de María en secreto- con tal de que no la apedrearan (Deuteronomio 22:23-17)- ANTES de que el ángel se le apareciera en sueños y le contara que el bebe había sido concebido por obra del Espíritu Santo.

Así que, lo primero que sabemos acerca de él es que es un buen tipo.  El resto de la historia de Mateo nos mostrará QUE TAN buen tipo es, que fuerte y fiel y valiente e intuitivo y protector es.   ¿Tú sabes el camino hacia San José?  Es por medio de la fidelidad a Dios, en la oscuridad y el e la luz.

¿Qué tradiciones tiene tu familia acerca de San José?

Kathy McGovern ©2016

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Cuarto Domingo de Adviento – Ciclo A”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Página siguiente »