Primer Domingo De Cuaresma – Ciclo B

17 febrero 2018

Reflexionando sobre Mark 1: 12-15

Tuvimos un bautismo durante la misa el domingo pasado.  Dos bebecitos gemelos, Thomas y Owen, compartieron el histórico ropón bautismal que se ha usado en la familia de su papá desde que fue cocido a mano en 1882.   Imagínate eso.  En ese entonces solamente habían transcurrido veinte años desde la guerra civil.  El poseer esclavos apenas había sido erradicado en 1865.

El trágico “re-establecimiento” de los indios nativos del oeste no seria terminado hasta 1892.  Habría dos guerras mundiales con una gran depresión de por medio.  Después de esa segunda guerra mundial han habido periodos  de prosperidad los cuales han continuado, para muchos de nosotros hasta el día de hoy.

Han habido convulsiones culturales que han surgido para cambiar el mundo, creando fronteras totalmente diferentes, sistemas económicos, nuevos enemigos, provocando muchas guerras alrededor del mundo, las cuales perduran también hasta el día de hoy.

El mundo de 1882 es casi irreconocible para nosotros hoy.  Aunque, eso no es del todo cierto.  Podríamos reconocer un ropón bautismal en cualquier lado.  Thomas y Owen son los bebes numero 108 y 109 en su familia que son bautizados en ese ropón, el cual fue hecho con tanto amor hace 134  años.

Si vas y buscas los álbumes de fotos en el ático apuesto a que encontraras destellos de la fe antaña de tus antepasados, que te fue heredada, un bautismo a la vez.  Y hoy escuchamos las lecturas para el Primer Domingo de Cuaresma, lecturas que han sido atesoradas y proclamadas por la Iglesia desde el cuarto siglo.

Imagínate ESO.  Piensa en todos los cambios en los ritos que han habido solo en el transcurso de nuestras vidas.  Reflexiona acerca de los millones de creyentes que han venido a misa en este día y escuchado el debate de Jesús y el gran mentiroso.  El mensaje nunca ha cambiado en ninguna época.

Arrepiéntete y cree en el evangelio.

¿No te parece que sería esta cuaresma un buen momento para enmarcar tu certificado de bautismo?

Kathy McGovern ©2018

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Primer Domingo De Cuaresma – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Sexto Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B

16 febrero 2018

Reflexionando sobre Mark 1: 40-45

He tenido tantos momentos de gracia en mi vida, pero algunos de los más significativos rodean a las cientos de parejas con quienes he trabajado para planear música hermosa para sus bodas. Al parecer, las novias eran hermosas, pero el evangelio de hoy trae una directamente a mi corazón.

Ella era una belleza sureña rubia de ojos azules. Trabajó rigurosamente para usar ese impresionante vestido de novia de tamaño dos. Todos sus amigos que compartieron este día con ella eran igual de hermosos, igualmente hambrientos, igual de perfectos cuidados y masajes y peinado.

Y en el día de su boda, esta espléndida y adorable novia, enamorada de su novio y enamorada de Jesús, llegó con una ampolla de fiebre que le rezumaba en el labio superior. Ningún maquillaje podría ocultarlo. Nadie podía pretender que no estaba allí. Excepto, por supuesto, esta querida novia. Ella saludó a cada invitado con la calidez y la confianza de alguien que sabe que la aman totalmente, por dentro y por fuera. Ella presentó a su apuesto novio en la habitación. Estaba tan enamorado y adorado como en cualquiera de sus citas perfectas, hechas para la televisión.

Nunca la olvidaré. Ella me enseñó, a través de su vulnerabilidad, que nuestras “leprosas” pueden desafiar la perfección que creemos que estamos presentando al mundo.

Parecía entender esta profunda verdad: somos amados, salvajemente, locamente, de todos modos. El Novio conoce nuestras cicatrices profundas y ocultas. El Sanador quiere tocar las furiosas llagas en nuestras almas. Él quiere sanar nuestros resentimientos, nuestros corazones rotos, nuestras adicciones.

Algunas leprosas estallan hoy y desaparecen mañana. Pero las lesiones reales son las que llevamos dentro. Así que aquí está la pregunta: ¿queremos ser sanados? Oh, sí, Dios, sí. ¿Sería hoy demasiado pronto?

¿Puedes recordar un momento en que una desfiguración superficial te trajo a un amor más profundo de Cristo?

Kathy McGovern © 2018

 

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Sexto Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Quinto Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

3 febrero 2018

Me encantaría que pudiesen ver el banquete de genialidad que devoro cada semana al contemplar las lecturas dominicales.  Primero me dirijo a Words of Grace (palabras de gracia) y leo fascinantes reflexiones que iluminan, reducidas a 130 palabras escrupulosamente editadas.  Me encanta la variedad diversa de escritores espirituales en Give us this Day (Danos hoy) .  Esta semana, por supuesto, buscaron a Kathleen Norris para que diera su opinión acerca de los sufrimientos de Job.  Ella es la experta de la cristiandad en el tema de la tristeza del alma.

Nunca me pierdo las reflexiones sobre las escrituras de la Universidad de San Luis.  John Pilch aborda el tema acerca de que tipos de fiebre pudo haber sufrido la suegra de Pedro.  Reginald Fuller nos muestra la conexión ingeniosa entre las escrituras, y que tan bellamente el salmo de hoy- el sana los corazones destrozados y venda sus heridas- presenta al desalentado Job así como también a esa jubilosa mujer quien, en cuanto es sanada, inmediatamente se incorpora y empieza a servir.

El gran académico Dennis Hamm, SJ, nota que para Jesús lo más importante son las relaciones.  Si hay sufrimiento o enfermedad o posesión demoniaca en la vida de alguien a quien él ama- y ese serias TÚ, por cierto- Él tiene toda la intención de quedarse ahí, de posar sus manos sobre ti y decirte “Levántate.”

Intento tener la mente completamente abierta frente a estos académicos tan profundos, pero una vez que me dirijo a John Kavanaugh, SJ, me rindo.  Él apunta su flecha de entendimiento directo a mi corazón, y siempre me perfora.  El argumento contundente de esta semana es: El llamado de los lastimados no es solamente un problema que debemos resolver o evitar; es una invitación al poder redentor del amor. 

Inmediatamente se me vienen a la mente una docena de experiencias de mi vida solo de esta semana que ilustran eso, y al sentir la deliciosa experiencia del Sanador que permanece a mi lado me siento una vez mas como nueva.

¿En que maneras has estado consciente de que Cristo permanece contigo esta semana?

Kathy McGovern ©2018

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Quinto Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Cuarto Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

30 enero 2018

Reflexionando sobre Mark 1: 21-28

¿Qué quieres con nosotros, Jesús de Nazaret?  ¿Acaso has venido a destruirnos?

Por algún motivo yo me identifico con ese espíritu impuro.  Casi puedes escuchar el miedo, el aferramiento, el terror que el espíritu siente al saber que las cosas como estaban iban a cambiar drásticamente a manos de Aquel quien realmente se interesa de corazón por nuestro bienestar.

¿Por qué será que cuando alguien nuevo entra a un coro y viene a los ensayos, la tensión es evidente?  ¿Será que esta nueva voz cambiará la dinámica y el sonido del grupo? (¿Y por cierto, por qué debemos preocuparnos por eso?)

Válgame, yo tengo en la mente varios rincones que quiero que sigan siendo solo míos, y me siento muy incomoda cuando Jesús manda al evangelio hacia ellos, retándome a que deje de acaparar mi tiempo, a preguntarme por qué no tengo amigos discapacitados, o ancianos, o enfermos, o que vivan en la calle.

¿Has venido a destruirme? Mi diminuta voz apenas puede murmullar la pregunta mientras que me escondo detrás de mis libros.  que se marche Dios.  Esa es mi oración, ¿pero a quién? Al mismo Dios que quiere sembrar el caos en mi cómoda vida.

Pero suficiente con lo mío.  Hablemos de TI (por favor).  ¿Estás tratando de proteger una relación desordenada con el alcohol, o la comida, o los fármacos?  ¿Te estás aferrando a ciertas relaciones con personas de las cuales la gracia de Dios te está activamente fortaleciendo para dejar?

Imagínate que tan amenazador sería si Jesús el Sanador entrase en una casa de crack, una tienda de pornografía, un centro de abortos, y le dijese a los demonios que ahí habitan, “!Silencio! ¡Salgan de ahí!”

Imagínate, de veras imagínate.

¿Qué hábitos pecaminosos temes que Jesús venga a destruir en tu vida?

Kathy McGovern ©2018

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Cuarto Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Tercer Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B

20 enero 2018

Reflexionando sobre Joan 3: 1-5, 10

Mientras que Jonás refunfuñaba bajo el árbol que Dios tan generosamente hizo crecer para él para luego dejarlo secar, dejándolo sin sombra que lo protegiese del abrazador sol- podemos imaginarnos su monologo:

Yo se que es políticamente incorrecto de mi parte, pero ¿qué no habrá alguien más que esté en desacuerdo con este Dios que parece de tan pocas agallas? Esos ninivitas aterrorizaron a toda la nación de Samaria- ¡a nuestros propios parientes!-¿y ahora todo lo que deben hacer es quedarse sin desayunar y revolcarse en un cilicio y cenizas para que todo quede perdonado?  ¿Y que si ya “le creen a Dios”?  Yo le creo bastante a Dios, pero aun así tuve que cumplir mi condena en el estomago de esa bestia.  No hubo trato preferencial para mí.

Tal parece que tienes que ser un asirio asesino y saqueador para conseguir la compasión de Dios.  El resto de nosotros tenemos que ser fieles y justos todas nuestras vidas- ¡y somos el pueblo elegido, ni más ni menos!  Pero estos asquerosos, no circuncidados ninivitas reciben toda la atención y el perdón de Dios.

Voy a decirlo sin tapujos: necesitamos a un Dios quien distribuya justicia en lugar de esta misericordia de bebe llorón.  Quería meterme en un agujero cuando me di cuenta de que, después de solo un día, esos cobardes comenzaron a llorar y admitir que eran pecadores.  Yo había preparado treinta y nueve sermones y solo tuve la oportunidad de darles uno.

Vaya.  Tal parece que soy un excelente predicador.  Solamente una discurso de fuego y azufre y toda la nación cae de rodillas.  Si te pones a pensar, ¡hasta el ganado esta ayunando!  Tengo un gran futuro como la mano derecha de Dios.  Lo primero que le voy a exigir a  Dios es que ya abandone todo ese lio del perdón.  Que los haga sudar.  Por cierto, ¿qué le pasó a ese árbol?

¿Puedes recordar alguna ocasión en la cual tu resentimiento por la misericordia de Dios te trajo más miseria a ti?

Kathy McGovern ©2018

 

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Tercer Domingo de Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Segundo Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B

17 enero 2018

Reflexionando sobre1 Samuel 3: 3b-10, 19

¿Cómo estás durmiendo en estos días? ¿Es usted quedarse dormido y dormir fácilmente a través de la noche? ¿O es que, como el niño Samuel, a menudo despierta con la sensación de que usted está siendo llamado, y luego no puede volver a dormir hasta que finalmente reconoce que Dios es el que te está empujando?

Tal vez tus sueños están donde Dios está revelando un camino para usted. Si tienes un sueño, tal vez se repite el uno donde usted se olvidó de ir a clase durante todo el semestre y ahora es el momento de tomar las finales, o los tan urgente como los sueños que me alertó sobre una masa ovárica de diez centímetros en 2004, es posible que Dios está usando su subconsciente para guiarlos y sanar.

Luego, por supuesto es simplemente el dar vueltas que va con la búsqueda de la paz nocturna con conflictos diurnas. ¿Cuánto tiempo más se puede morder la lengua en el trabajo? ¿La nueva generación de graduados de conseguir el trabajo que ha sobresalido por un año? Por lo demás, habrá alguno de la etapa de generación de más edad a un lado para que sus propios hijos pueden encontrar un trabajo significativo?

Y hablando de los niños, es lo que quita el sueño preocupante que no son felices, no son saludables, y probablemente no continuar la fe que ha sostenido toda su vida? Eso es un montón de sueño para perder más de las preocupaciones que han mantenido a los padres despiertan siempre, incluyendo, muy probablemente, el suyo propio.

Pero aquí está el secreto. En todas sus luchas medianoche, Dios está allí. Podría ser que Dios te está ayudando en la resolución de problemas. O, simplemente, posiblemente, Dios os llama. En ese caso, lo único que hay que hacer es despertar a ti mismo y decir: “Habla, Señor. Estoy escuchando “.

¿De qué manera usa Dios el sueño que lo cure?

Kathy McGovern ©2018

 

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Segundo Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

La Epifanía Del Señor – Ciclo B

6 enero 2018

Reflexionando sobre Matthew 2:1-12

Y de nuevo he aquí esa bellísima historia.  Tú sabes a cual me refiero.  Tres migrantes, siguiendo una Estrella, cruzando fronteras sin nombre, se entrevistan con el Loco Rey, felizmente se reencuentran con la Estrella en Belén, y regalan su presencia y sus presentes a María y José.

Hubieran podido ser conquistados con los buenos tratos de Herodes.  Pudieron haber mandado un mensaje al palacio para avisarle que “” ¡A si, grandioso y sabio rey, sus humildes servidores hemos sido los primeros en localizar al Rey de los judíos!  Regresaremos a pedir albricias, y tal vez para que nos conceda un lugar de honor en su corte real.”

Pero ellos eran personas de oración, de intuición, demasiado maravillados como para hacer cualquier cosa que pudiera poner en riesgo al Niño.  Después de todo, ellos mismos habían visto su estrella subir al cielo dos años atrás.  Ellos dejaron atrás las comodidades del idioma, de la comida y de la ciudadanía para poder encontrar a Aquel dueño de esa estrella que los atraía y los llevaba lejos de todo lo conocido hacia una profundidad interminable de lo que nunca jamás podrían totalmente llegar a comprender.

Y así llegaron a la casa donde la estrella se posó, y nunca nada ha vuelto a ser igual.  Y cuando se les dijo en sueños que no regresaran a Herodes, ellos hicieron caso de ese sueño y se regresaron a casa por otro camino.

Si a alguno de los tres se le hubiese ocurrido decir, “esta es mi oportunidad de hacerme rico y famoso al venderle la exclusiva a las revistas de espectáculos,” se hubiese podido ir corriendo a Jerusalén y hubiese hecho al Herodes sumamente feliz.  Los soldados hubiesen interceptado a la Sagrada Familia mucho antes de que salieran de Belén.

Pero ninguno de los Magos deseaba otra cosa más que encontrarle a él, al más añorado de su corazón.   Ciertamente eran muy sabios.

¿En qué maneras te ha causado gran gozo el haber seguido el camino de la rectitud?

Kathy McGovern ©2018

 

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “La Epifanía Del Señor – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

La Sagrada Familia – Ciclo B

2 enero 2018

¿Cómo se llevaron tú y tus familiares esta Navidad?  Si sentiste un tanto de alivio al regresar a tu propia casa y a tu propia cama, te servirá enterarte durante esta celebración de la Sagrada Familia que en Palestina del primer siglo ninguna familia viva aparte en su propia vivienda.  Por razones de seguridad, recursos y vínculos familiares, los parientes de varias generaciones vivían juntos en una sola casa.

Aja.  Así que no había tal cosa como despedirse felizmente desde el auto al irse cada quien por su lado, esperando no verse hasta las próximas vacaciones de verano.   Después de las cenas festivas todos se retiraban- a- ningún lado.  No había a donde ir, y los que tenían menos espacio privado eran considerados los más bendecidos ya que eran los que tenían más miembros en sus familias.

A mi me parece que los chicos de hoy crecen apoyándose y animándose unos a los otros en lugar de competir por la atención limitada de sus padres.  Los adolescentes que conozco están orgullosos de sus hermanos y los consideran sus mejores amigos.  Una amiga mía me cuenta que no sabe por que a sus hijos les encanta pasar tanto tiempo juntos.  A sus edades, ella y su hermana ya habían dejado de hablarse, y nada de eso ha cambiado a través de los años.

Recientemente pase tiempo con un joven de  23 años quien tiene una hermana de 25 que acaba de tener su primer bebe.   No dejó de mostrarme las fotos del bebe en su teléfono.  Por lo menos en la mitad de las fotos aparecen los tíos y tías con el adorable bebe.  Toda su vida han amado a su hermana profundamente y ahora están encantados de amar a esta sobrinita con el mismo fervor.

Por dondequiera hay familias sagradas.  Nunca es demasiado tarde para tener la tuya.

¿Qué harás conscientemente para formar vínculos más fuertes con tu familia?   

Kathy McGovern ©2017

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “La Sagrada Familia – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

La Natividad del Señor – Ciclo B

24 diciembre 2017

Reflexionando sobre Luke 1 and 2

Hay tantas cosas que anhelo para cada uno de ustedes esta Navidad. Aquí hay algunos:

Quiero que seas visitado por un ángel. Quiero que sepas que has encontrado favor con Dios. Quiero que te sientas tan fortalecida y fortalecida por la cercanía de Dios que puedas caminar las mismas noventa millas que María caminó, solo para decirle a alguien que amas que Dios se abrió paso.

Quiero que, como los pastores que vigilan esa noche, tengan momentos de asombro. Espero que estés asombrado por el poder de Dios para sanar, consolar, traer vida de la muerte, y sí, para establecer huestes de ángeles en el cielo que probablemente han estado vigilando allí desde el principio de los tiempos, esperando que te des cuenta su cancion

Quiero que usted, como María, se aferre a su corazón en cada momento en que Dios hizo algo asombroso, desconcertante y alborotador. Y especialmente cuando esos momentos vienen a usted a través de encuentros con personas que no se ven o viven como usted, recuerde qué mal olor y qué rudo esos pastores deben haber parecido a la Sagrada Familia. Quiero que, como San José, ame a las personas que ama tan fiel y ferozmente que saben una cosa con certeza, que usted es su lugar seguro para aterrizar, incluso cuando todo y todos estén en contra de ellos.

Quiero que, como el Niño Jesús, seas valiente si te colocan en situaciones desconocidas y atemorizantes este año. En el principio fue la Luz. Brilla en la oscuridad Y esa oscuridad nunca te superará.

¿Cómo vas a dejar, como María, dejar que Dios te asombre?

Kathy McGovern © 2017

 

 

 

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “La Natividad del Señor – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Cuarto Domingo de Adviento – Ciclo B

23 diciembre 2017

Reflexionando sobre Luke 1 and 2

Hay tantas cosas que anhelo para cada uno de ustedes esta Navidad. Aquí hay algunos:

Quiero que seas visitado por un ángel. Quiero que sepas que has encontrado favor con Dios. Quiero que te sientas tan fortalecida y fortalecida por la cercanía de Dios que puedas caminar las mismas noventa millas que María caminó, solo para decirle a alguien que amas que Dios se abrió paso.

Quiero que, como los pastores que vigilan esa noche, tengan momentos de asombro. Espero que estés asombrado por el poder de Dios para sanar, consolar, traer vida de la muerte, y sí, para establecer huestes de ángeles en el cielo que probablemente han estado vigilando allí desde el principio de los tiempos, esperando que te des cuenta su cancion

Quiero que usted, como María, se aferre a su corazón en cada momento en que Dios hizo algo asombroso, desconcertante y alborotador. Y especialmente cuando esos momentos vienen a usted a través de encuentros con personas que no se ven o viven como usted, recuerde qué mal olor y qué rudo esos pastores deben haber parecido a la Sagrada Familia. Quiero que, como San José, ame a las personas que ama tan fiel y ferozmente que saben una cosa con certeza, que usted es su lugar seguro para aterrizar, incluso cuando todo y todos estén en contra de ellos.

Quiero que, como el Niño Jesús, seas valiente si te colocan en situaciones desconocidas y atemorizantes este año. En el principio fue la Luz. Brilla en la oscuridad Y esa oscuridad nunca te superará.

 ¿Cómo vas a dejar, como María, dejar que Dios te asombre?

 

Kathy McGovern © 2017

Kathy McGovern © 2014-2015

No hay comentarios to “Cuarto Domingo de Adviento – Ciclo B”

Dejar un comentario

Usted debe estar conectado en publicar un comentario.

Página siguiente »